Judiciales y Policiales Municipios
INFOCIELO EN MIRAMAR

Conmoción en Miramar: un balneario familiar sacudido por la denuncia de un delito aberrante

Turistas, vecinos y comerciantes no salían de su asombro por la denuncia de una violación de una menor de 14 en un camping. Las autoridades se pusieron a disposición de la Justicia y el Ministerio de Seguridad separí a un comisario por su actuación dudosa.

La tradicional calma del balneario bonaerense de Miramar se vio alterada este miércoles tras la difusión de un aberrante hecho de violación de una adolescente de 14 años en “El Durazno”, uno de los campings más tradicionales del lugar. Por la tarde, del predio, todavía entraban y salían nenes en bicicleta como si nada hubiese pasado. Un hermético cuidador –al menos con la prensa- cerraba y abría un portón.

Sobre la costanera y de 14 hectáreas, “El Durazno” está concesionado por el municipio a Gabriel Matta y ofrece varios servicios, incluyendo el alquiler de bungalows. En uno de ellos se alojaba la menor atacada, junto a sus padres. Varios drone sobrevolaron en lugar para tener tomas áreas del parque.

TE PUEDE INTERESAR

“Miramar es la ciudad de los niños y las bicicletas”, repetían los turistas, comerciantes y autoridades consultadas por INFOCIELO, como si esa mención sirviera para borrar en parte lo que sucedió. Pero el caso sólo se trasladó 46 kilómetros al norte: los cinco jóvenes imputados –de entre 21 y 23 años- están detenidos en la Unidad 44 de Batán, en las afueras de Mar del Plata.

La camioneta blanca donde se movían los acusados todavía esperaba ser peritada en la Comisaría de la Mujer. Todos ellos son marplatenses –como la víctima y sus progenitores- pero regresaron a La Feliz en un celular del Servicio Penitenciario.

Todos estaban vinculados entre sí por un club de rugby, en empresa de mudanzas y hasta una banda de música. No todos hacían lo mismo pero esos eran los ámbitos en los que se relacionaban. Ante la fiscal Florencia Salas dos se habrían quebrado y confesado el hecho. “Abuso sexual con acceso carnal agravado” sería un delito muy grave como para romper cualquier pacto de silencio.

Miramar, cabecera del partido de General Alvarado, está dirigida por Germán Di Césare, del Frente Renovador quien, a lo largo de toda la mañana del martes, mantuvo extensas reuniones con sus funcionarios para dar órdenes y mantenerse informado. En los tiempos libres, atendía a los medios.

“Esta es una ciudad segura donde viene muchísimo público familiar. Estos hechos pueden suceder en cualquier lado y ahora que pasó estamos preocupados y queremos que se esclarezca lo antes posible”, dijo a este portal el jefe comunal.

Habló el intendente de Miramar: "Estamos a disposición de la Justicia"

A pesar de que la temporada ya arrancó, en la céntrica Calle 21, los negocios siguen cerrando a la hora de la siesta y sólo hacen horario corrido los bares, quioscos y restoranes. El relato propio llegará hoy con la edición semanal de “El Argentino”, el único diario local.

“Miramar por suerte es un lugar muy tranquilo. A nivel seguridad estamos bastante bien. Acá entre los comerciantes nos cuidamos entre todos”, comentó a este portal Rodolfo, dueño de una pizzería desde hace varios años. “Los balnearios son muy tranquilos”, agregó.

Vacacionar en Miramar, parece, se viene trasmitiendo de abuelo a padres y de padres a hijos. Tiene un nivel de ocupación que parece no estar atado estrechamente a la coyuntura económica. Algo similar a lo que ocurre en Necochea. Tampoco es una isla.

“Yo hace diez años que vengo acá”, comentó Jorge, uno de los poco caminantes en la zona comercial que quedó después del mediodía. “Elijo Miramar porque es tranquilo. Siempre hay policías. Está todo limpio y podés estar hasta tarde caminando por la calle”, agregó.

Muchos propietarios y lugareños no querían hablar porque “los periodistas de Capital estaban diciendo pavadas de un caso muy grave”. Para otros se había montado “un circo”. Algunos, los más entrados en años, recordaban Natalia Melmann, la nena de 15 años que en 2001 padeció una vejación similar pero no vivió para contarlo.

El de Natalia –un femicidio que no fue tratado como tal porque este término ni existía- había sido secuestrada también un verano a la salida de un boliche pero por un grupo de policías de la Bonaerense. En este 2019 también apareció involucrada la fuerza pero el Ministerio de Seguridad actuó velozmente. El comisario Andrés Caballero fue separado de su cargo porque su accionar posterior a la denuncia de la madre fue dudosa.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión