Política y Economía Municipios
Universidad

Para no tensar relación con Vidal, el Fiscal de Estado no sería otra vez decano de Derecho en La Plata

Es la única Facultad que no renovó autoridades. Hernán Gómez tenía los votos para ser decano por tercera vez pero la definición está estancada. La gobernadora no vería con buenos ojos que ejerza el doble rol y lo habría vetado. Ahora evaluaría la posibilidad de otro candidato

El Fiscal Estado de la Provincia de Buenos Aires, Hernán Gómez, tenía decidido ir por su tercer mandato como decano de Derecho de La Plata pero un mensaje desde Gobernación habría cambiado el escenario en los últimos días y ahora se estira la definición en esa unidad académica, dejando a la institución en una virtual acefalía con cargos vencidos. Con fecha para sesionar el 26 de abril, es la única Facultad, de las 17, que no renovó autoridades.

Si bien no existiría una incompatibilidad legal porque no es miembro del Poder Judicial, desde la oposición dudan de que pueda desarrollar ambos cargos con normalidad. Esta misma apreciación habría manifestado María Eugenia Vidal a su entorno, por lo que si Gómez avanza podría ganarse una enemiga de talla importante. Ahora, entonces, estaría sondeando un sucesor. “Un títere”, dicen sus críticos.

TE PUEDE INTERESAR

Gómez ya estuvo ejerciendo la doble función desde diciembre de 2013, cuando asumió en la Provincia, hasta junio de 2014, cuando dejó el decanato en manos de Vicente Santos Atela, quien, justamente, no puede reelegir ya que es juez en lo Civil y Comercial y una reciente acordada de la Corte bonaerense no le permitiría seguir con los dos cargos.

Para salir del laberinto por arriba, Gómez se ocultaría como vicedecano y le daría el decanato a Miguel Ángel Berri, un histórico operador radical y actualmente a cargo de la Subsecretaría de Ejecución de Créditos Fiscales y Tributarios, también de la Fiscalía de Estado. Otro correligionario que se nombra es Juan Carlos Martín, un excandidato a intendente.

El hombre fuerte de la Facultad

Los que conocen la interna de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNLP, aseguran que Gómez es el verdadero hombre fuerte de la casa de altos estudios y no se corre una silla de lugar sin su autorización. “Puso al decano que está y ahora se quería poner otra vez él”, explican.

La demora no estaría motivada por alguna duda sobre la continuidad del mismo proyecto político, ya que Gómez tendría 11 o 10 votos a favor de 16 que tiene el Consejo Académico.

Gómez tiene a su favor seguro cinco sillas del claustro docente, 4 de la estudiantil, 1 de jefe de trabajos prácticas, mientras se espera la decisión del representante de los no docentes. En contra tendría dos docentes, dos graduados y dos estudiantes.  No obstante, la figura de Berri podría tener aún más apoyo.

Un clima enrarecido con la oposición

La situación se enrareció cuando el sábado, durante la Asamblea Universitaria –que eligió al arquitecto Fernando Tauber como nuevo presidente de la UNLP-, uno de los consejeros docentes opositores denunció a Gómez por amenazas. Se trata de Ricardo Piana, de la agrupación Manifiesto XXI.

“Me agarró en un pasillo y me dijo que no metiera con él”, contó a INFOCIELO Piana, sobre el episodio que asegura ocurrió en la escuela Anexa del Colegio Nacional, donde se realizaba la convocatoria. “No hice la denuncia porque no tenía testigos, pero no es la primera vez que pasa”, agregó.

El episodio se dio cuando Piana había terminado de hablar en la Asamblea y de haber cuestionado a quienes ejercen como decanos “part-time”, en referencia al magistrado Atela, actualmente, y a una posible tercera administración de Gómez.

Tanto Piana como Manuela González asumieron por la minoría en las elecciones de octubre tras varios años sin lista alternativa en ese cargo. Durante esos comicios, Gómez habría increpado tanto a González como a Alejandro Batista –otro miembro de MXXI-, según pudo saber este portal.

“Estábamos integrando la gestión pero se fue cerrando en algunos espacios y vimos cosas que nos gustaban y por eso nos separamos. Es una gestión sin diálogo con la oposición”, completó Piana.

Reconocido abogado radical platense, después de haber ejercido como Adjunto del cuerpo, Goméz asumió como Fiscal de Estado titular con unanimidad del Senado bonaerense tras la muerte Ricardo Szelagowski. Si bien sonaban otros nombres, en su momento, el gobernador Daniel Scioli decidió mantener la tradición de guardar ese puesto para la oposición. En aquel momento, el doble rol no fue demasiado problema porque, se sabía, Gómez no iba seguir ya que no tenía re-re.

La actual Constitución de la Provincia de Buenos Aires contempla, en su artículo 155 la existencia de un funcionario que denomina “Fiscal de Estado”, al cual instituye como defensor de los intereses patrimoniales del Estado Provincial. Dicha norma dispone: “Habrá un Fiscal de Estado inamovible, encargado de defender el patrimonio del Fisco, que será parte legítima en los juicios contencioso-administrativos y en todos aquellos en que se controviertan intereses del Estado”.

Para que no haya interpretaciones sobre lo que dice la Constitución Nacional, la Corte provincial tuvo que establecer que la magistratura y otras funciones del poder judicial eran incompatible con la titularidad de las facultades -y otros cargos- ya que esta era una práctica habitual en ese ámbito. El Fiscal de Estado, si bien tiene rango y trato como un ministro del máximo tribunal, es un puesto constitucional y no está alcanzado por esa reglamentación.

EA

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión