Política y Economía Municipios
ESCENARIO ELECTORAL

En Mar del Plata, Cambiemos sigue en crisis pero iría a las PASO sin romperse

El intendente Carlos Arroyo no tiene otra opción que habilitar las PASO para contener al radicalismo. En ese sentido, la gobernadora Vidal no podrá imponer a su candidato tan fácilmente: otros dos nombres competirán por un lugar en la lista, aunque descartan irse de Cambiemos. El peronismo, lejos.

En Mar del Plata, la interna radical se extiende, pero por el momento, todos sus candidatos aseguran fidelidad a Cambiemos. Los resquemores que existen con el intendente Carlos Arroyo, no dejan lugar a duda: el oficialismo irá a las PASO. Esa decisión no puede ser impedida por el gobierno municipal, porque habilitaría a que las diferencias se traduzcan en una verdadera diáspora política.

Es decir, Arroyo no tiene otra opción que dar lugar a una elección interna y en ese sentido, se le abren grandes posibilidades de perder. Frente a él, se presentan Guillermo Montenegro –el candidato de la gobernadora María Eugenia Vidal-, la concejal Vilma Baragiola y el diputado provincial Maximiliano Abad.

Hasta hace poco, el legislador nacional Montenegro aspiraba a ser el único candidato para reemplazar al incómodo Arroyo, pero la crisis económica que impacta en el gobierno de Mauricio Macri, alborotó a gran parte del radicalismo en Cambiemos.

Mientras a nivel nacional, un sector amenaza con irse si no habilita las PASO y entrega más poder al radicalismo, otro más sumiso se conforma con las internas, pero sin despegar un pie de la alianza oficialista.

“La idea es participar en la construcción del radicalismo dentro de Cambiemos y, segundo, poder encontrar un espacio de debate dentro de un ámbito del Comité de Provincia, que es el que organiza esta actividad”, dijo el legislador Abad en el encuentro de radicales de la Quinta Sección.

Guillermo Montenegro junto a la gobernadora Vidal. 

“La mayoría del radicalismo responde a Cambiemos. Descartamos completamente cualquier posibilidad de ruptura. Somos un partido democrático donde las resoluciones se realizan en base al pensamiento de la mayoría”, despejó las dudas de una ruptura.

El escenario es claro: mientras a nivel nacional, parte de la UCR ya no quiere seguir al lado de Macri, en la provincia la imagen de María Eugenia Vidal los contiene. Más sabiendo que en Mar del Plata, la popularidad de Carlos Arroyo se desintegra cada día y cualquier oferta razonable, podría vencerlo en las urnas.

En ese sentido, la oposición busca sacar ventaja, pero por ahora no encuentra con quién ni cómo. Más allá del descontento con Arroyo, Cambiemos sigue vivo en la “ciudad feliz”.

El peronismo se apoya en la candidatura de la diputada nacional Fernanda Raverta, de buena imagen y con cierto “aire fresco”. Sin embargo, desde el entorno cercano saben que eso dependerá en gran parte de lo que decida la expresidenta Cristina Fernández de Kichner.

Por fuera del kirchnerismo, se alzan las candidaturas de Ariel Ciano, por el Frente Renovador y lo que pueda suceder en el hipotético armado del ex ministro de Economía, Roberto Lavagna. Algo en el cual el ex intendente Gustavo Pulti podría interceder.

TE PUEDE INTERESAR

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión