Sociedad
MEDIDAS Y PREVENCIÓN

Verano: 5 consejos para prevenir ahogos en niños y jóvenes

La Sociedad Argentina de Pediatría informó que, en Argentina, cada cinco días muere ahogado un menor de 4 años. ¿Cómo prevenir este tipo de accidentes?

Estamos en pleno verano y entre varias actividades de disfrute familiar se encuentra el tiempo en el agua. Sea en el mar, en una pileta o en un arroyo, es necesario conocer las medidas para evitar el ahogo en los niños más chicos, accidente que representa la segunda mayor causa de muerte en menores de edad.

Según lo informó la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), cada cinco días muere ahogado un menor de 4 años en Argentina. “Se considera el grupo de mayor riesgo y más vulnerable a los niños desde que empiezan a caminar o movilizarse por sí mismos (aproximadamente 12 meses de vida) hasta los 5 años de edad”, explican los expertos.

TE PUEDE INTERESAR

Lamentablemente, la mayor cantidad de muertes de estos niños por ahogamiento se da en entornos domésticos y por descuido de los padres, madres o tutores. No alcanza con estar viéndolos mientras están en la pileta en verano, sino que existen varias medidas para prevenir ahogos y otros accidentes.

1. Vigilancia permantente:

No existe ningún objeto, dispositivo ni salvavidas que garantice la seguridad completa de un niño o niña pequeño/a cuando está en la pileta. Ni los flotadores, ni los clásicos "bracitos" inflables, ni las colchonetas evitan un ahogo. Lo único que puede asegurar que no habrá accidentes es la presencia de un adulto.

Además, la SAP agregó que "se debe mantener una proporción segura entre el número de cuidadores y niños": 1 adulto por cada niño lactante; 1/2 adulto/s por cada dos niños de 1 a 2 años, 1 adulto por cada 3 niños de 2 a 3 años, y a partir de los 4 años depende del grado de aprendizaje de natación que tengan los niños.

2. Cercos perimetrales:

Los especialistas, explicaron que "todas las piletas deben tener cercos perimetrales completos fijos o removibles de una altura mínima de 1,30 metros”, y aclararon que “si tiene barrotes, la distancia entre ellos no debe ser mayor de 10 centímetros; ni horizontales porque pueden usarse como escalera".

Las caídas de los niños pequeños dentro de las piletas, tanto en verano como en las demás estaciones, son una de las primeras causas de ahogo en Argentina.

3. Bordes y piso antideslizante:

Dado que en un descuido un niño chiquito puede no tener la intención de meterse en una pileta, pero sí caerse dentro, es fundamental revisar el material en el que están construidos los bordes de la misma, y también el piso que se encuentra alrededor.

4. Vaciar recipientes peligrosos:

Según explicaron desde la Sociedad Argentina de Pediatría, muchas veces los adultos subestimamos los espacios en los que un bebé o un pequeño que está aprendiendo a caminar puede sufrir un ahogo.

Una palangana, un balde de pintura de 12 litros lleno de agua, o una pequeña pelopincho con poca cantidad de agua que quedó del verano, pueden representar el peor escenario para un los niños pequeños, que no tienen las capacidades motrices para girar o retirarse a la superficie.

5. Conocer la profundidad antes de tirarse de cabeza:

Al respecto de los y las jóvenes, se dan en el mundo muchos episodios en los que adolescentes o adultos se tiran al agua de un arroyo, río o laguna sin conocer su profundidad y, al impactar su cabeza con el fondo, quedan inconscientes bajo el agua y luego mueren.

Para prevenirlo, es fundamental introducirse primero caminando, para estar al tanto de cuáles son los límites y prevenir una de las mayores causas de ahogo en adolescentes y jóvenes de todo el mundo.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión