EN TANDIL Y BAHÍA BLANCA

Vacunas VIP: el escándalo golpea a dirigentes de Cambiemos

Un intendente radical y una senadora del PRO están en la mira de la Provincia. Sospechan de que ellos o sus funcionarios recibieron vacunas VIP.

La renuncia de Ginés González García, sumada a la decisión de transparentar al máximo la aplicación de las vacunas el coronavirus, apaga lentamente el escándalo en torno a las Vacunas VIP que sacudió al oficialismo en las últimas semanas. Esa bruma, sin embargo, se mueve lentamente hacia las costas de Juntos por el Cambio, principal partido opositor.

Esta semana tomaron estado público dos situaciones a priori irregulares. La primera tiene que ver con las dosis que recibieron, por un lado, la senadora Nidia Moirano, oriunda de Bahía Blanca, y, por el otro, el chofer y la esposa del encargado del plan de vacunación en Tandil, donde gobierna el radical Miguel Lunghi.

TE PUEDE INTERESAR

El primer caso es muy particular. Moirano admitió -"bajo juramento"- que se inscribió en el programa Buenos Aires Vacunate el 29 de enero y que lo hizo porque es apoderada de un Hogar de Ancianos, con lo cual se consideró personal de salud.

El primer problema de su declaración es que admite que gestionó las vacunas para los adultos mayores y el personal de dicho hogar cinco días más tarde, el 3 de febrero.

"El día 24 de febrero del corriente año, acudió personal de PAMI responsable de dicho programa (...) para realizar la vacunación correspondiente de 77 adultos mayores que residen en la Institución, y de 26 empleados que trabajan habitualmente", continuó.

Allí fue donde, en su carácter de "titular y responsable del establecimiento" y "siendo una persona de riesgo por tener 70 años" recibió la primera dosis.

moirano2.jpg
La declaración de Nidia Moirano sobre cómo recibió la vacuna contra el coronavirus

La declaración de Nidia Moirano sobre cómo recibió la vacuna contra el coronavirus

En el caso de Tandil, la denuncia de un vecino señala que el chofer del intendente recibió una vacuna, así como la esposa de Pablo Días Cisneros, director de Salud Familiar y Comunitaria y, a la sazón, responsable del operativo en la ciudad.

El chofer de Lunghi fue vacunado por considerarlo "nexo con el intendente municipal", que tiene 77 años de edad y por tanto es población de riesgo, en tanto que la mujer aseguró que se vacunó por considerarse "enlace de salud" por su trabajo en la coordinación de la Casa de Abrigo.

La Provincia ya manifestó que está al tanto de ambas situaciones. El Jefe de Gabinete, Carlos Bianco, lo adelantó en la rueda de prensa ofrecida esta mañana en Gobernación.

Bianco adelantó la decisión investigar y “no prejuzgar”, pero confirmó que “está hecha la denuncia por un vecino de Tandil” sobre el chofer del intendente y “la esposa del encargo del plan de vacunación” en esa ciudad.

“Hay otros casos, como senadores provinciales de la oposición, en donde hay denuncias públicas de que se vacunaron de manera irregular”, agregó, en aparente referencia a Moirano. Como en el caso de Tandil, Bianco subrayó su intención de no prejuzgar: “No lo voy a hacer, mirá que distintos somos”, remató.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión