Política y Economía
PANORAMA

Vacuna: De rechazar la Sputnik V a la ansiedad por un turno

Un millón de personas ya recibieron la vacuna contra el coronavirus. Un repaso de la vacunación en la Provincia. El termómetro de las redes.

Aunque no son reflejo de la realidad, las redes sociales suelen marcar agenda, y funcionan como una especie de termómetro de la opinión pública. Por estos días, respecto a la campaña de vacunación que se lleva adelante en todo el país, se contrastan los festejos por cada notificación que anuncia el turno para recibir la vacuna con las críticas y la ansiedad de quienes todavía esperan su dosis.

“Hoy estamos en el mundo inverso, hay mucha ansiedad para vacunarse. Y está muy bien”, señaló el gobernador Axel Kicillof respecto a la nueva problemática que enfrenta su gestión: el de aplicar la mayor cantidad de dosis posible en el menor tiempo, algo que el ministro de Salud, Daniel Gollán, señaló en un primer momento como “el principal desafío”. Las críticas por las demoras y los criterios de vacunación son, para el Gobierno, de esos dolores dulces.

TE PUEDE INTERESAR

2021.03.05 - Querían que fracasara la campaña de vacunación.mp4

Es que debieron enfrentar una fuerte campaña de desinformación o antivacunas que, allá por diciembre, puso en duda la eficacia de la campaña en la Provincia. Según los expertos, para llegar a la famosa “inmunidad de rebaño” que erradicaría el coronavirus de la sociedad, aproximadamente el 60% de la población debe estar vacunada o tener algún tipo de inmunidad.

Sin embargo, en varios países del mundo la desconfianza hacia la vacuna contra el coronavirus era muy alta. Francia, país de mucha cultura y ciencia, alcanzó un máximo de 59% de rechazo. 57% de rechazo en Rusia. 47% en Sudáfrica. Nada garantizaba que en nuestro país no ocurriera lo mismo.

Tres meses más tarde, Argentina superó el millón de vacunados. Una cifra muy lejana aún al objetivo, pero que va en constante crecimiento. Por el hito, Axel Kicillof visitó Ituzaingó con el presidente Alberto Fernández, y aprovechó para realizar el repaso de los diferentes estadíos por los que pasó su gestión estos tres meses.

"En ese momento si alguien me decía 'mirá que en Argentina muchos canales de televisión y muchos dirigentes de políticos van a estar diciendo que la vacuna es veneno' te juro Alberto que no se lo podía creer a nadie. Por lo disparatado y por lo dañino. "Hay que ser malo para militar en contra de lo único que nos va a permitir ir saliendo de esta pandemia, pero así fue. Tuvimos hasta denuncias penales cuando llegaba la vacuna que decían que en vez de estar curando estábamos matando", rememoró Kicillof.

2021.03.05 - Kicillof y lo que significa la vacuna.mp4

“Estábamos pensando cómo hacer para que la gente se quisiera vacunar”, dijo respecto al inicio de la campaña Buenos Aires Vacunate. Y recordó que se barajó la posibilidad de inocular a 100 ídolos populares y referentes mediáticos. El caso paradigmático fue el de Moria Casán, quien finalmente no recibió la docis: justo en esos días se publicaron los estudios de la Sputnik V en la prestigiosa revista científica “The Lancet” y las críticas a la eficacia de la misma, que tuvo su pico en la denuncia de Elisa Carrió –dijo que era “veneno”, y dos de sus legisladores denunciaron penalmente al Presidente por ese motivo–, se esfumaron por el aire.

Luego de la publicación en The Lancet, hubo una ola de inscripciones y comenzaron las preguntas respecto a la llegada de nuevas vacunas. Hasta ese momento, principios de febrero, apenas 113.000 bonaerenses habían recibido la primera dosis, la mayoría de ellos parte del personal de salud. Entonces, Gamaleya anunciaba problemas con la producción, y demoró el envío de más dosis, por lo que la campaña de vacunación sufrió una importante desaceleración.

"Hubo distintos factores", reconocieron a INFOCIELO desde la Casa de Gobierno. El principal, la mencionada falta de vacunas luego de que el mundo compita por tener la mayor cantidad de dosis. Otro, los problemas de logística y la distribución. "No es algo sencillo, llegan vía Andreani y en la provincia las distribuye Correo Argentino", explicó un vocero. También los problemas de registro, y de aplicación. "A veces los que se anotaron y tienen turno no se presentan", señalan desde el Gobierno. Eso genera una demora, ya que cada ampolla debe ser aplicada sí o sí a cinco personas en simultáneo.

Tras la llegada de nuevas vacunas, incluidas la de Sinopharm y el mecanismo Covax, sumado al avance de la campaña de vacunación sobre el personal de salud -que ya tiene más del 90% de los inscriptos inmunizados-, la campaña se "abrió" a la siguiente etapa. Allí ingresaron los mayores de 60 años, el personal docente -por el comienzo de las clases-, las fuerzas de seguridad, y los menores de 60 años pertenecientes al grupo de riesgo. Todos serán inoculados en simultáneo: mayores de 60 con la vacuna Sputnik V, el resto indistintamente.

Las críticas ahora llegan de los "ansiosos", que esperan el turno pacientemente y que no ven la hora de recibir la primera dosis, mientras el de al lado ya se la aplicó. Nadie puede culparlos. El escándalo por el "vacunatorio VIP" de personalidades que recibieron la inmunización sin inscripción previa ayudó a minar los ánimos y aumentó la impaciencia. El Gobernador se despegó de eso, y aclaró en más de una oportunidad que en la Provincia no hay privilegios. "Es la campaña de vacunación más grande de la historia de la Provincia, por eso que haya problemas, haya dificultades, no nos asusta", reconoció Kicillof. "Lo que no podemos hacer es parar de vacunar. Que no nos distraigan", señaló.

2021.03.05 - No le tenemos miedo a las dificultades.mp4

Desde Gobernación reconocieron a INFOCIELO que están conformes con los números alcanzados. "Pero siempre apuntamos a más. Mientras más vacunas lleguen, más vamos a aplicar, de eso depende", añaden. Con la llegada de más dosis, la campaña aceleró, y parece haber tomado un ritmo más cercano al óptimo. "Hoy en cada centro de vacunación ya estamos en casi 400 inoculados diarios, al principio eran 150", aclaran. Es un número que luego de varias semanas a un ritmo lento, genera una carga de optimismo: mientras más dosis aplicadas haya, más cerca está de terminar la pesadilla del coronavirus.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión