Política y Economía Municipios
MONTENEGRO APURA LOS TRÁMITES

La crisis en la UTA apuraría la licitación del transporte de colectivos urbanos en Mar del Plata

La crisis en la UTA y la decisión de Domínguez Yelpo de romper con Cambiemos, precipitaron una reacción de parte del intendente Guillermo Montenegro. ¿Se vienen medidas drásticas?

Una de los asuntos más calientes que le tocará resolver al flamante intendente de Mar del Plata, Guillermo Montenegro, es la Licitación y Adjudicación del servicio de Transporte Público Urbano de Mar del Plata y Batán, cuya concesión venció en el pasado mes de junio y fue precariamente prorrogado por el ex Intendente Carlos Arroyo por dos años.

En Mar del Plata el tema es especialmente espinoso y sale a la luz cada vez que hay que discutir las tarifas. En esas circunstancias se nota la “sociedad” que conforman los representantes de los trabajadores y empresarios para presionar a concejales.

TE PUEDE INTERESAR

En la ciudad, la familia Inza, que tiene a la cabeza al patriarca, Juan, y es oriunda de Necochea, tiene el monopolio del servicio. Muchos aseguran que no podría haber construido esa posición de poder sin sus contactos en la UTA. Parte de la estructura empresaria de Inza son los tambien necochenses Daniel Domínguez, secretario adjunto del Gremio, y su hijo Sergio Martín Domínguez Yelpo, Diputado Provincial.

El Diputado Domínguez Yelpo electo en el 2015 y reelecto este año por la Coalición Juntos por el Cambio, decidió pegar el salto y constituir un Bloque con libertad de negociar con el kicillofismo, junto a otros tres legisladores.

La ruptura de Domínguez Yelpo pegó en el eje de flotación del también marplatense Maximiliano Abad, presidente del bloque de Juntos por el Cambio, pero también encendió luces rojas en el tablero de control de los Inza, que temen que la jugada ponga en riesgo la continuidad del negocio.

Esas luces que hoy son rojas cambiaron del verde al amarillo cuando asumió Guillermo Montenegro. Apenas confirmó su victoria electoral, el Jefe Comunal les anticipó a propios y extraños que tenía la intención de revisar los contratos que Arroyo había prorrogado.

Lo acontecido en las últimas horas en la Sede porteña de la Unión Tranviarios Automotor, donde la oposición al Secretario General Roberto Fernández tomó el Sindicato, condimentaron lo que a estas alturas es una olla a presión. Pero hubo más novedades: anoche por la madrugada, cerca de las 2, desconocidos ingresaron a la sede marplatense de la UTA, ubicada en Belgrano 4575, cerca de la terminal.

Según consignó el portal 0223.com.ar, provocaron “serios destrozos en el edificio, además de herir a al menos dos policías que actuaron en el lugar”. La patota constaba, siempre según la crónica periodistica, “de un centenar de manifestantes” que forzaron “el acceso principal y una vez adentro, rompió todo lo que encontró a su paso”.

Estos hechos parecen haber precipitado una decisión por parte de Montenegro, que este mismo lunes, Montenegro solicitó al Concejo Deliberante la devolución del expediente con los pliegos de Licitación que había elevado la gestión anterior para avanzar en un nuevo proceso. Trascendió en ese sentido que habría varias empresas nacionales e internacionales interesadas en prestar el servicio en Mar del Plata.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión