Política y Economía
Imperialismo cultural

"Bugs Bunny estafador": Las metáforas de Alberto Fernández para explicar los mecanismos de control social

El Presidente electo compartió un evento con el ex mandatario uruguayo José “Pepe” Mujica en la Universidad de Tres de Febrero. Y generó sorpresa al referiste a clásicos personajes animados para poner en discusión los mecanismos de control social de la industria cultural, basándose en el clásico libro de Dorfman y Mattelart publicado en 1972.

El presidente electo, Alberto Fernández, expuso este viernes en el auditorio de la Universidad de Tres de Febrero, junto al ex mandatario uruguayo José “Pepe” Mujica, y eligió hablar de los dibujos animados como sistema de control social en la charla sobre "Cultura, política y capitalismo tardío".

"Todos los que estamos acá somos hijos del posmodernismo", dijo Fernández y profundizó: "es un tiempo en donde impera el individualismo, donde el narcisismo es central, donde la meritocracia parece ser la regla; donde la enfermedad central tiene que ver con la estética que es la bulimia y la anorexia".

TE PUEDE INTERESAR

"Nuestras chicas fundamentalmente tuvieron un modelo de mujer que se llamaba Barbie, una muñeca con formas anatómicas que no responde a ningún patrón genético humano, pero el objetivo de nuestras chicas era parecerse cada vez más a Barbie", detalló.

En la misma línea, apuntó a Disney cuando disertó sobre dibujos animados del siglo XX. "Es un gran moralista que nos enfrenta al dolor y siempre la metáfora dice que van a ganar los buenos", aseguró.

"¿Han visto un estafador más grande que Bugs Bunny? Y fue el modelo de muchos chicos, de muchas generaciones. Y en verdad fue un modelo de gran promoción del individualismo, el individualismo del modelo que pesaba por sobre el otro, por el que necesitaba", dijo el flamante presidente electo y siguió recordando personajes.

“El Coyote necesitaba​ comerse a un Correcaminos y el Correcaminos era un vivo que le hacía explotar todas las trampas a él. Y después el Coyote quedaba maltrecho y el Correcaminos disfrutaba de su viveza. ¿Cuál era el modelo a seguir? ¿El del Coyote que buscaba comida o el del Correcaminos que siempre era un vivo que lo pasaba por arriba?", puntualizó.

Lo que hizo Fernández fue tomar como base la obra de Armand Mattelart y Ariel Dorfman, publicado en 1972 en Chile, que constituye un estudio central en los estudios comunicacionales latinoamericanos de aquel entonces y con plena vigencia.

Se titula "Para leer al Pato Donald", y analiza los personajes de Walt Disney, bajo una perspectiva marxista de la cultura de masas, como reproductores activos de una "ideología dominante".

Los autores tomaron la figura del Pato Donald porque, según explican, representa “el estilo de vida americano. Y lo que propone como idea central es que tales producciones inmersas en la industria cultura, llevan adelante una estrategia discursiva para difundir y sembrar los valores, ideas y pensamientos propios de la sociedad burguesa capitalista estadounidense, dirigida a un público infantil de países "tercermundistas".

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión