Universidades Sociedad
Provincia

UNLP: Pipinas tendrá agua libre de arsénico

La Universidad Nacional de La Plata (UNLP) desarrolló un sistema de tratamiento de agua con arsénico en la localidad de la provincia de Buenos Aires.

Pipinas es una localidad pequeña que se encuentra en el interior de la provincia de Buenos Aires, perteneciendo al partido de Punta Indio. Ahora, a través de un trabajo de la UNLP, tendrán una planta de tratamiento de agua con arsénico.

El sistema fue desarrollado por investigadores de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Exactas de la UNLP y del CONICET. Actualmente, se encuentra en funcionamiento, mostrando altas tasas de remoción de este contaminante, por lo que muy pronto el pueblo estará libre de arsénico en el agua.

TE PUEDE INTERESAR

Fue a finales del mes de agosto cuando la planta ubicada en la ciudad de Verónica, fue trasladada a la cooperativa de electricidad y otros servicios de públicos de Pipinas, perteneciente a la Federación de Cooperativas de Agua Potable y Saneamiento de la provincia de Buenos Aires (FEDECAP).

¿De qué se trata el sistema creado por la UNLP?

Se trata de una planta modular para la remoción de arsénico basada en la técnica de hierro cero-valente (ZVI). La misma involucra compuestos de hierro en diferentes estados de oxidación generados durante el tratamiento del agua.

unlp-pipinas-planta-de-agua-.jpg
La UNLP, junto a investigadores e investigadoras del CONICET, desarrolló un sistema de tratamiento de agua con arsénico en Pipinas,  localidad de la provincia de Buenos Aires.

La UNLP, junto a investigadores e investigadoras del CONICET, desarrolló un sistema de tratamiento de agua con arsénico en Pipinas, localidad de la provincia de Buenos Aires.

Para el diseño de esta planta realizada por la UNLP se utilizaron materiales de bajo costo disponibles en el mercado. El sistema consta de columnas, cañerías de PVC, tanques domiciliarios de agua y filtros comerciales de arena.

Del montaje de la planta participó personal de la cooperativa de Pipinas y personal técnico del Departamento de Hidráulica. Respecto al funcionamiento de la planta, el mismo es controlado diariamente por personal de la cooperativa y, semanalmente, miembros del equipo realizan una visita para el seguimiento y el traslado de muestras hacia la Facultad.

“Luego de 30 días de prueba de funcionamiento continuo, con un caudal promedio de 10.000 litros por día, la planta muestra muy buenos resultados con una tasa de remoción de arsénico mayor al 90%”, afirmó Eliana Berardozzi, integrante del proyecto.

Los resultados del análisis fisicoquímico completo del agua trasladada, muestran todos los parámetros dentro de los valores reglamentados por el código alimentario para agua potable. En ese sentido, se espera que en los próximos meses, y tras la finalización de algunas pruebas, poder brindar agua libre de arsénico a toda la comunidad de Pipinas.

unlp-pipinas-planta-de-agua-2.jpg
De espera que en los próximos meses, este proyecto de la UNLP y el CONICET logre brindar agua libre de arsénico a toda la comunidad de Pipinas.

De espera que en los próximos meses, este proyecto de la UNLP y el CONICET logre brindar agua libre de arsénico a toda la comunidad de Pipinas.

¿Por qué es importante este sistema?

Este sistema realizado por la UNLP y el CONICET, permitirá producir hasta 20 mil litros libres de arsénico por día y de esa manera cubrir el consumo para bebida y cocción de 4 mil personas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el arsénico es una de las sustancias químicas más preocupantes para la salud pública.

Surgido naturalmente a partir de la disolución de materiales relacionados con erupciones volcánicas que se fueron depositando en el sedimento de acuíferos o napas, es uno de los principales contaminantes de agua subterránea, la única fuente para la obtención de ese recurso para el consumo humano en gran parte de la Argentina. La ingesta sostenida de agua con altas concentraciones de arsénico provoca una enfermedad denominada Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico (HACRE).

Esta enfermedad, se caracteriza por lesiones en la piel y fallas en el funcionamiento hepático, renal y respiratorio, y puede tener efectos cancerígenos. Según informaron desde el CONICET, la presencia de arsénico en aguas subterráneas afecta a gran parte de la provincia de Buenos Aires, con distritos en los cuales se supera ampliamente el límite tolerable establecido por la OMS de 10 microgramos por litro o partes por billón (ppb).

TE PUEDE INTERESAR