Política y Economía Municipios
Déficit millonario

El radicalismo complicó la rendición de cuentas 2019 de Galli

El intendente había agredido verbalmente a una concejala del radicalismo que rechaza la rendición de cuentas.

El bloque de concejales de Juntos por el Cambio de Olavarría se retiró ayer del recinto al verse en minoría para tratar la rendición de cuentas de 2019 del gobierno municipal que conduce Ezequiel Galli. La sesión incluyó una maniobra polémica del oficialismo para obtener los votos necesarios y trascendió el maltrato que el intendente dispensó a una concejala radical que había adelantado su rechazo al expediente. 

Se trata de la edil Celeste Arouxet, que mantuvo una intensa discusión con Galli previa a la sesión en la que le expresó que rechazaría el informe del Poder Ejecutivo. La concejala reveló que en dicho intercambio de posiciones, el jefe comunal le recriminó “¿Arreglás todo llorando siempre vos?”

TE PUEDE INTERESAR

En diálogo con INFOCIELO, Arouxet explicó que cuando le transmitió a Galli su rechazo “me dijo que no iba a formar más parte del equipo de trabajo”. Además, recordó que “el año pasado también voté en contra y no me habló durante seis meses”. 

El bloque del Frente De Todos expresó su solidaridad con la edil en un comunicado en el que calificaron como “lamentable, repudiable y denunciable la violencia política”. “Nos solidarizamos con ella y repudiamos la manifiesta violencia ejercida sobre su persona”, señalaron. 

Arouxet también hizo saber que el argumento de su voto negativo es que “soy contadora, no puedo aprobar una rendición con 354 millones de déficit”. 

Por otro lado, criticó que “el radicalismo nunca estuvo incluido en las decisiones del gobierno de Galli” e hizo un paralelismo con lo que sucedió con la relación de la UCR y Mauricio Macri a nivel nacional durante el gobierno de Cambiemos. “Yo sigo en Juntos por el Cambio porque Galli es el intendente, pero no representa a todo el espacio”, añadió. 

Galli no contaba ayer con los votos necesarios para aprobar la rendición de cuentas e intentó una maniobra que provocó la polémica en el Concejo Deliberante. Buscó que el actual subsecretario de Administración, Juan Mujica, del municipio ocupe la banca para la que había sido electo y de esta forma reemplazar a su suplente Guillermo Lascano

Radical como Arouxet, Lascano también había adelantado su rechazo a la rendición de cuentas. El cuerpo no avaló este movimiento ya que Mujica tiene licencia para ocupar su cargo en el Ejecutivo. Como los números no cerraban al oficialismo, su bloque y el presidente del Concejo decidieron retirarse y no dar quórum para tratar el expediente. 

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión