Política y Economía
Elecciones 2019

El proyecto para eliminar las PASO se desinfló en menos de 24 horas y el gobierno lo posterga para el 2020

Luego de la presentación de diversos proyectos de legisladores de la UCR, el gobierno detectó el riesgo de exponerse a una discusión sensible en plena campaña electoral. Incluso, aparecieron voces disidentes dentro del oficialismo.

El debate sobre el proyecto de eliminación de las PASO se desinfló en menos de 24 horas y el gobierno analiza posponerlo para 2020, siempre y cuando resulte triunfante en las elecciones presidenciales. La falta de acuerdos políticos con la oposición y el riesgo de someterse a críticas sobre especulaciones electorales en plena campaña le pusieron un freno a las iniciativas impulsadas por diputados radicales.

Sin embargo, las voces oficialistas que proponen la eliminación de las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias pujan para que se dé el debate en el ámbito del Congreso de la Nación. En el gobierno tienen como principal argumento el costo fiscal que implica una interna abierta en la que ninguna fuerza dirimirá candidaturas presidenciales.

TE PUEDE INTERESAR

En esa línea se pronunció ayer el intendente de Vicente López, Jorge Macri, quien en declaraciones televisivas se quejó porque “en agosto, los argentinos deberán concurrir a las PASO que tendrán un titánico costo de 4.500 millones de pesos, donde no se decidirá prácticamente nada”. Además, calificó a las primarias como una “fiesta carísima”.

Vale recordar que el primo presidencial reunió en febrero de este año al foro de intendentes bonaerenses del PRO en Vicente López, donde elaboraron una postura conjunta en contra de la realización de las PASO. “Es el momento para que la política tenga un gesto de austeridad”, dijo en aquella oportunidad.

Como contracara de la propuesta de discutir la eliminación de las PASO levantaron sus voces dirigentes como Martín Lousteau y Miguel Ángel Pichetto. Al precandidato a senador por Capital Federal, las primarias le parecen “un mecanismo que ordena la cantidad de partidos”. “Es un mecanismo que me gusta”, dijo.

Por su parte, Pichetto afirmó que “las reglas están para cumplirse” y frente a las críticas del kirchnerismo, desde donde se apuntó sobre un presunto temor a una derrota en agosto, aclaró que “la propuesta que conduce Macri está fuerte, no les tiene miedo a las primarias”.

De esta forma, el gobierno sólo tanteó – o embarró – la cancha para verificar si las condiciones para dar ese debate estaban dadas. Rápidamente recalculó y la imposibilidad de elaborar acuerdos le hizo postergar la discusión para el futuro.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión