Política y Economía
EXCLUSIVO INFOCIELO

Tribunal de Cuentas: Eduardo Grinberg apoyó a Federico Thea

El ahora ex presidente del Tribunal de Cuentas, Eduardo Grinberg, le ofreció sus consejos a su flamante reemplazo, Federico Thea.

En el marco de la asunción del nuevo Presidente del Honorable Tribunal de Cuentas de la provincia de Buenos Aires, Federico Thea, su antecesor en el cargo, Eduardo Grinberg, dio su parecer sobre el cambio de titularidad en el organismo y ofreció sus consejos recolectados en 35 años de experiencia.

En diálogo exclusivo con INFOCIELO, Grinberg destacó que "si alguna vez escuchamos hablar de trasvasamiento generacional, creo que este es un ejemplo muy claro. Con 80 años de edad, y 35 como presidente del Tribunal de Cuentas, ahora viene un presidente que creo que no tiene la mitad de mi edad. Lo que significa el fin de un ciclo y el comienzo de otro".

TE PUEDE INTERESAR

En esa línea, el octogenario funcionario bonaerense se refirió al ingreso de Federico Thea, y expresó: "Sangre joven, con energía, con entusiasmo, que se suma a esta institución a la que tratamos de darle el mayor prestigio posible. Y que sin duda va a ser un orgullo para la provincia y para la gente".

También, habló sobre el carácter vitalicio del cargo, y dijo que "a medida que transcurre el tiempo, la política es muy cambiante, en cambio la institución no tiene esa dinámica; más bien es estática. Así que hay que observar y adaptarse. Se trata un poco de los dones que puede tener cada uno, y de los reflejos para ir adaptándose".

En esa dirección, remarcó la relevancia de ir modificando al organismo y subrayó, a la vez, que "el objetivo deseado es darle credibilidad a la gente, en lo que es su contribución como pagadora de impuestos: a dónde va el dinero y en qué manera se compartan los administradores". "De esa manera, dar siempre la imagen de transparencia y de eficiencia del gasto; en definitiva, nos debemos a la gente", expresó.

Por otro lado, señaló el papel de la tecnología que "ha sido positiva para mejorar la transparencia y para poder comunicarse con la gente, para que esté más informada de la cuestión pública".

Por último, Eduardo Grinberg indicó que ahora se tomará un merecido descanso, lo que no significa un rotundo retiro: "Uno finalmente se ha convertido en un apasionado del control, porque si el control despierta credibilidad en la gente, ésta credibilidad se va a trasladar a la gestión pública, y esa credibilidad a la política, que es lo que se necesita".

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión