Historias bonaerenses Historias bonaerenses Sociedad
HISTORIAS BONAERENSES

¿Cómo es vivir siendo un cantante de tango en el Tren Roca?

Jorge Valdez es un joven de 22 años, nacido de San Antonio de Padua, que se dedica a cantar tango en los vagones del Tren Roca. Conocé su historia.

Jorge Valdez es un artista de 22 años nacido en San Antonio de Padua, pero criado en la ciudad de La Plata y Quilmes, que se dedica a cantar tango en los vagones del Tren Roca. Para conocer más sobre su historia, Infocielo dialogó con el cantautor.

Cerca de las once de la mañana, Jorge Valdez se vistió de lujo para dar su show. Con un parlante en la mano, subió a su gran escenario, el Tren Roca, donde lo esperaban sus espectadores, los pasajeros. Luego de algún que otro chascarrillo, comenzó a entonar uno de los temas de su repertorio. Desde hace tres años, Jorge recorre colectivos y trenes del conurbano bonaerense cantando tango a la gorra.

TE PUEDE INTERESAR

Lejos de venir de una familia de artistas o músicos, Jorge se topó con la música casi sin querer a sus 14 años, cuando el presidente del centro de estudiantes de su escuela propuso hacer un evento donde se expusieran distintos géneros musicales argentinos. Dentro de todos los géneros posibles, su curso quedó seleccionado para realizar una presentación de tango.

294554777_755523492158489_8525402423045138129_n.webp
Jorge Valdez tiene 22 años y se dedica a cantar tango en el Tren Roca.

Jorge Valdez tiene 22 años y se dedica a cantar tango en el Tren Roca.

Jamás antes había escuchado y mucho menos cantado tango, pero sin ningún tipo de vergüenza Jorge se ofreció para interpretar algunas canciones. Llegado el día de la presentación, se enfrentó a un público de 600 personas, en su primer show. "Cuando terminé el primer tango, Cambalache, de Julio Sosa, el público estalló en aplausos. Fue el aplauso más grande que tuvo en mi vida", contó Jorge en diálogo con Infocielo.

Tras ello, la directora de la institución lo convocaba para cada acto escolar para que Jorge luciera su voz con sus tangos. De esta manera, descubrió su verdadera pasión: la música y, particularmente, el tango.

Cuando cumplió 17 años y terminó el secundario, Jorge trabajaba en la casa de comidas de su familia. Tiempo más tarde, tomó la decisión de estudiar algo completamente alejado al mundo de la música, Ingeniería Electrónica en la UTN en Avellaneda. A pesar de que le iba bastante bien la carrera, por cuestiones familiares, tuvo que abandonar sus estudios.

74798652_222054505451557_2176433607771241060_n.jpg

En aquel momento, un amigo lo animó a estudiar música en una escuela de arte. Fue así que comenzó estudiar bandoneón en la Escuela de Arte de Florencio Varela (EARI). Pero a su vez, pasó por otras clases, como piano, canto, violín y chelo, entre otras.

El cantor del Tren Roca

En 2019 Jorge estaba sin trabajo estable y su mejor amiga, quien había sido artista callejera junto a su marido, le proponen que se anime a probar suerte cantando tango en los colectivos. Luego de pensarlo, una tarde cuando terminó de trabajar en la casa de comidas, Jorge se puso un traje, agarró su mochila y se fue a la parada de colectivos más próxima a su casa. Se subió al primer colectivo que apareció, prendió el parlante y empezó a cantar.

71913310_152336739341490_6820093154645422327_n.jpg
Jorge en sus inicios en 2019.

Jorge en sus inicios en 2019.

En aquel entonces, cuando hacía alguna que otra changa en algún comercio de su barrio, ganaba unos 300 o 400 pesos por día. "No le había avisado a mis viejos. Cuando vuelvo a casa me preguntaron dónde estaba y les dije que había ido a cantar a los colectivos. No me preguntaron si estaba bien o si me había pasado algo, pero me preguntaron cómo me fue. Conté la plata y había hecho 600 pesos en una tarde", recordó. Así comenzó a ir todos los días desde Florencio Varela hasta la estación de Quilmes, en distintas líneas de colectivos.

Pero con la llegada de la pandemia, no pudo continuar con su trabajo de artista callejero. Con su familia, luego de vivir los últimos años en Quilmes, se mudaron a La Plata, donde nuevamente intentó conseguir trabajo. Sin embargo, en un contexto desolador, no pudo acceder a ninguna entrevista de trabajo.

"Cuando comenzó a liberarse todo, yo tenía mi recurso matador que era trabajar cantando. Pero ahora viviendo en La Plata, no sabía dónde. Antes tenía la parada de colectivos a una cuadra que me llevaba a la estación de Quilmes, que era la mejor zona. Pero acá en La Plata no estaba seguro dónde ir hasta que se me ocurrió ir al Tren Roca", afirmó.

277659629_1108254739965696_1511587271869953209_n.webp
Jorge junto a los trabajadores de Trenes Argentinos. 

Jorge junto a los trabajadores de Trenes Argentinos.

Al principio tenía dudas porque había escuchado que en los trenes había mafias que organizaban a los vendedores ambulantes y a los artistas callejeros. "Es cierto que en el pasado había mucho control y no podía acceder nadie más de los que ya estaban. Afortunadamente, la cosa mejoró mucho y ahora hay gente que quiere cambiar el pensamiento e incluir a todos", explicó.

Dentro de los pilares que Jorge tiene como artista, para atraer mucho más a su público, al ser el tango un género no tan vigente como otros, es agregarle un tinte humorístico a través de bromas y chistes que le hace a los pasajeros.

Asimismo, hace mucho hincapié en su imagen: "Si subís al tren sos una persona más y el resto espera que te sientes. Pero cuando llego yo de traje, con un sombrero y con un micrófono bailando y sonriente, te das cuenta que voy a hacer algo diferente. Esa es mi imagen, la de un chico completamente sano, medio loquito y apasionado por el tango", sostuvo.

222462663_348541370177599_2819266679442447011_n.jpg

Jorge se siente muy agradecido por su público. "Amo a la gente, la adoro. Soy una persona muy tímida que no me gusta invadir el espacio de los demás. Mi personaje de Jorge Valdez, cantor de Buenos Aires, me permite hablar con todo el mundo, ser libre y no tener miedo de explayarme", aseguró.

A través de sus shows arriba del tren, logró emocionar a cientos de pasajeros, a personas completamente desconocidas y de distintas edades. "La verdad me he llevado unas sorpresas impresionantes, historias de vida, la gente me cuenta cosas, me recomienda tangos o me regala cosas. Me gusta provocar algo distinto en las personas. Siempre les digo gracias por aplaudir que es completamente gratis y es lo más bonito que hay para un artista", concluyó.

294338187_4799704866796862_246214393715861617_n.jpg

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión