Andrade no responde y el interés se desvanece