Tendencias Sociedad
EL SHOW DEBIÓ CONTINUAR

En Lanús hubo serenata en la tormenta: Espíritu Indomable de los Mariachis

Se viralizan las imágenes de un grupo de mariachis que quedó varado en medio de la inundación en el distrito de Lanús. Se pusieron a tocar serenatas a vecinos

En medio de la furia desatada por los cielos, donde las calles de Lanús, como la de decenas de municipios en el AMBA, se transformaron en ríos caudalosos y el desasosiego se palpaba en el aire, emergió una melodía en medio de la tormenta.

No era el sonido del agua golpeando contra el asfalto, ni el eco distante de una alarma. Era la música de unos mariachis, que vestidos de gala con sus trajes de charro, se encontraban varados en la inundación.

TE PUEDE INTERESAR

Este grupo de músicos, que volvían de celebrar la alegría en un evento, se vieron sorprendidos por la calamidad. Pero en lugar de sucumbir al pánico, sacaron sus guitarras y trompetas. Simplemente comenzaron a tocar.

Las notas de "Cielito Lindo" y "La Bamba" resonaron entre las paredes de agua, y lo que pudo haber sido un recuerdo traumático, se convirtió en un acto de pura resiliencia cultural.

ssstwitter.com_1710904348438.mp4

Los mariachis de Lanús entre la tormenta y la inundación

LANÚS Y MAS ALLÁ LA INUNDACIÓN

Los vecinos, asomados desde sus casas en ventanas y balcones, se encontraron no solamente con la imagen desoladora de su ciudad sumergida, sino además con una escena que parecía sacada de una película.

Los mariachis, con sus sombreros anchos y adornos brillantes, ofrecían serenatas como si fueran el último bastión de esperanza y alegría en medio del caos.

Este hecho no es un mero accidente, sino la manifestación del espíritu creativo y descontracturante del bonaerense promedio. Una sociedad que, aún en los momentos más oscuros, es capaz de encontrar una chispa de humor y calidez humana.

Es un testimonio de la capacidad de transformar la adversidad en arte, la desgracia en danza, y el miedo en fiesta.

La imagen de esos mariachis, imperturbables ante la adversidad, es un recordatorio de que la cultura del habitante de la Provincia de Buenos Aires es un tejido robusto, lleno de colores y texturas que no se desvanecen con la lluvia.

Es una cultura que baila al borde del abismo y que canta en la cara del peligro, demostrando que la creatividad y la solidaridad son dos caras de la misma moneda.

NO HAY TORMENTA QUE LOS DETENGA

Mientras el mundo observa con asombro, los bonaerenses demostramos una vez más que el ingenio no conoce límites. Que incluso cuando las aguas suben y las esperanzas parecen hundirse, siempre habrá alguien dispuesto a tocar una canción, a compartir una sonrisa, a mantener viva la llama de la comunidad.

Y así, mientras los mariachis de Lanús tocaban, la tormenta seguía su curso, pero ya no tenía la última palabra. La música, ese lenguaje universal que une corazones, había triunfado. Y en ese pequeño rincón de la Provincia, la vida no solo continuaba, sino que se celebraba con cada acorde.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/therealbuni/status/1770286595268112438?t=qRn_TMVfx8SvKr-b4iyC5A&s=19&partner=&hide_thread=false

TE PUEDE INTERESAR