Política y Economía
ENERGÍA

Segmentación de tarifas de luz y gas: La situación en la provincia de Buenos Aires

El Gobierno Nacional comenzó el registro para segmentar las tarifas. La Provincia espera los resultados para aplicar un esquema similar en el interior.

Mientras el Gobierno Nacional avanza con el registro de particulares para poder implementar la segmentación de tarifas de luz y gas que implementó por decreto el presidente Alberto Fernández por consejo del ex minsitro Martín Guzmán, en la provincia de Buenos Aires se mantienen a la espera de lo que ocurra a nivel nacional para hacer lo propio.

Es que, según pudo averiguar INFOCIELO, la quita de subsidios energéticos al decil más alto de la población en ingresos se replicará en aquellos consumidores que estén conectados a un Distribuidor con concesión provincial bajo la jurisdicción del Organismo de Control de Energía Eléctrica (OCEBA).

TE PUEDE INTERESAR

Desde la Subsecretaría de Energía hay expectativas por la gradualidad con la que Nación aplicará la quita de subsidios, y estiman que el impacto económico en el bolsillo de los usuarios será un aumento entre el 100 porciento y el 300 porciento. Es decir que pagarán entre el doble y el cuádruple de luz y gas. Hoy, el Gobierno provincial autorizó un aumento del 10 porciento para las empresas de electricidad.

Cabe recordar que bajo jurisdicción de OCEBA hay 4,6 millones de usuarios de luz, de los cuales el 3,78 porciento (175 mil) están actualmente suscriptos a la tarifa social y reciben un subsidio promedio de 363 pesos mensuales, lo que implica para la Provincia un desembolso de 63 millones de pesos.

Si bien Nación puso primera y espera completar antes de agosto las bases de datos de quienes están en condiciones de prescindir de los subsidios, no hay tanto optimismo en que se logre llegar con los plazos. Una versión más realista estima que recién a fin de año se aplicará la segmentación.

Por parte de las empresas energéticas hay hermetismo. Se manejan con la versión oficial que difundió Nación, y se mantienen a la expectativa de cómo aplicarán la quita de susbidios. Más allá de eso, señalan que es necesario realizar nuevos aumentos. “Hay un atraso importante”, advirtieron a este medio desde una empresa proveedora.

Tarifas de luz y gas.jpg

Un problema global, que afecta particularmente al país

Como hecho positivo hay que destacar el consenso entre el Estado y los privados de que el esquema de subsidios actual es insostenible, algo que marcó el ministro Martín Guzmán y que le valió su primer gran conflicto con La Cámpora.

“Cobrás impuestos a las grandes fortunas, pero les regalás la energía. Hoy se subsidian tres cuartas partes de la tarifa. Eso es injusto y regresivo”, apuntó a INFOCIELO una importante fuente del gobierno provincial, quien manifestó su apoyo a transicionar a un esquema donde cada familia pague según sus ingresos.

Luego de la época dorada del kirchnerismo entre 2003 y 2015, en la que el subsidio a las tarifas fue una política de Estado sostenida pese a las críticas por su carácter regresivo, los principales actores del Frente de Todos parecen coincidir ahora en que hay que modificar el esquema. “Es un problema macroeconómico, no afrontarlo es un error”, reconocen.

“Ni todo liberado al mercado, ni todo subsidiado”, es el lema que circula en los pasillos del Ministerio de Hacienda bonaerense, al calor de la crisis económica del país y ante el desafío de achicar el déficit fiscal para poder cumplir con las metas que acordó el ex ministro Guzmán con el Fondo Monetario Internacional.

El panorama energético no parece alentador, y las noticias de Europa llegan con preocupación a oídos de los funcionarios nacionales y provinciales. La guerra entre Rusia y Ucrania disparó los precios de la energía en el mercado internacional, y el impacto generó incluso una regresión en la transición energética hacia las renovables, mucho más caras de generar.

Mientras Europa se prepara para un invierno muy duro y pide racionalizar la energía, Argentina debate cómo lograr que el aumento de precios no impacte en los bolsillos ya golpeados de los ciudadanos al mismo tiempo en el que no hacerlo significaría un déficit imposible de afrontar en el marco del actual acuerdo con el FMI.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión