Turismo Municipios
CURIOSIDADES BONAERENSES

Tandil podría ser declarada como zona vitivinícola

Los viñedos pisan fuerte el llano y las sierras de Tandil: productores locales buscan declarar a la localidad bonaerense como una zona vitivinícola.

Los viñedos pisan fuerte el llano y las sierras de Tandil. A tal punto que, productores locales, buscan declarar a la localidad bonaerense como una zona vitivinícola. Así, además de sus sierras, su producción de chacinados y la propuesta de turismo religioso, Tandil gozaría de un atractivo eno-turístico sin precedentes en la provincia. En esta nota te contamos cuáles son las experiencias para disfrutar en los establecimientos locales.

Cuando imaginamos a la ciudad serrana automáticamente nos remitimos con el pensamiento y el paladar a una buena picada entre las sierras. Sin embargo, este destino sigue creciendo, ampliando sus ofertas no solo en hospedaje, buena gastronomía, producción y buen turismo, sino también en el mundo de los viñedos y los quesos.

TE PUEDE INTERESAR

Unos 11 productores locales que están divididos en sierra y llano se han reunido para conformar la Asociación “Productores Vitivinícolas Tandil” con personería jurídica y a fines de garantizar un esfuerzo mancomunado persiguiendo un mismo objetivo: “Tenemos muchas expectativas de crecer y en un futuro salir al mundo. Hemos trabajado fuertemente en este proyecto y queremos lograr que Tandil sea zona vitivinícola declarada”, expresa el presidente de la Asociación Matías Lucas, primer productor de vinos en Tandil.

cordon blanco degustacion.JPG
Tandil podría ser declarada como zona vitivinícola: cuáles son las experiencias para disfrutar en los viñedos locales

Tandil podría ser declarada como zona vitivinícola: cuáles son las experiencias para disfrutar en los viñedos locales

Hace 14 años la idea de instalar viñedos llegó a la ciudad, luego de que un profesor en una clase le dijera en 2005 a Matias Lucas, que los suelos serranos eran propicios para iniciar esta actividad ya que sus características eran similares a ciertas zonas de Francia. Junto a sus tres hermanos, nació la Bodega Cordón Blanco.

Los inicios de la misma fueron en una finca ubicada en La Elena, al oeste de Tandil, a 260 metros sobre el nivel del mar dónde plantaron Cabernet Sauvignon, Tannat, Merlot, Pinot Noir, Tempranillo, Sauvignon Blanc, Chardonnay y Semillón. “Aunque entre ellas llegó mezclada una variedad de Malbec que nos permitió tener las primeras 200 botellas. Las que en principio mejor funcionaron fueron Merlot y Sauvignon Blanc aunque Cabernet Franc, nos dio resultados más productivos”, aclara Lucas.

cordon blanco uvas.JPG
cordon blanco cajones.jpg

Más tarde, el proyecto se amplió y en 2011 nació un segundo viñedo en la zona de Don Bosco, al sur de la ciudad, para innovar con la Carmenere, buscando diferenciación de suelo. En total la bodega Cordón Blanco cuenta con cinco hectáreas plantadas y produce 12 mil litros anuales, siendo los únicos que están comercializando en este momento.

Cuentan con seis variedades productivas: Merlot, Cabernet Franc, Sauvignon Blanc y algunas hileras de Semillón en La Elena y Syrah, Carmenere y Sauvignon Blanc en Don Bosco. Actualmente realizan en sus instalaciones degustaciones conjuntamente con el Cluster Quesero y chacinados. Pero además han realizado convenios con Hoteles, que ofrecen a sus huéspedes sus productos, en pos de promover la idea de que comprar en Tandil es sinónimo de fomentar el trabajo con productores locales.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión