Política y Economía
Se mantendría hasta el lunes

El conflicto entre Río Paraná y la UTA vuelve a dejar varados a cientos de usuarios

A las graves falencias en la calidad de su servicio, ahora la empresa de transporte bonaerense mantiene un conflicto con el sindicato de la Unión de Tranviarios Automotor (UTA), el cual tendría motivos profundos.

El conflicto con la empresa de transporte Río Paraná continúa. Ante los graves problemas de financiación y calidad de servicio, ahora se le suma un choque virulento con la Unión de Tranviarios Automotor, de ribetes todavía no esclarecidos, pero que pone en aprietes a la empresa oriunda de Tandil.

Ahora un nuevo paro decretado por el sindicato dejó a la deriva a cientos de pasajeros que se vieron nuevamente sorprendidos por la cancelación del servicio. La medida de fuerza se realizó a pesar de que Río Paraná habría cumplido con lo prometido, como la normalización de pagos.

TE PUEDE INTERESAR

Por eso, desde Río Paraná aseguran que hay “otros intereses” por fuera de las exigencias que impone la UTA.

El propio titular de la empresa, Mario Morel, había advertido que existe “una empresa que vino a quedarse con todo”, dando a entender que la misma podría tener alguna vinculación con el sindicato.

Por su parte, recientemente el gerente de Río Paraná, Lucas Marquinez, manifestó para un programa radical del grupo Eco que “tiene que haber un interés superior por fuera del pedido de las inspecciones y adecuación del pago”, ya que la medida de fuerza volvió a efectuarse a pesar que la empresa cumpla con lo acordado hace poco con la UTA.

Ante el actual conflicto, que dejó a cientos de usuarios con el pasaje en la mano, Marquinez sostuvo que “se está negociando e intentar terminar con el problema”.

“Hubo un acuerdo entre la empresa y la UTA y el acuerdo se cumplió. Había varios puntos que Río Paraná debía cumplir para adecuarse. Como el atraso en el pago”, recordó el gerente.

Hace poco, el municipio manifestó su acompañamiento explícito a la empresa local, en la cual trabajan más de 100 personas, ante la posibilidad de buscar un “salvataje” económico por deudas millonarias.

Por ahora, entre la UTA y la empresa quedan varados cientos de usuarios de Tandil, Ayacucho, Rauch y Mar del Plata. La cancelación del servicio podría durar hasta el lunes.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión