HISTORIAS BONAERENSES

El taller bonaerense que ofrece trabajo a personas con síndrome de Down

Taller Protegido Pergamino es una asociación civil que ofrece trabajo a personas con discapacidad intelectual hace casi 50 años. Conocé su historia.

El Taller Protegido Pergamino es una asociación civil que genera puestos de trabajo exclusivamente para personas con distintas discapacidades intelectuales, en su gran mayoría, discapacidad sensorial y motriz. Para conocer sobre su historia y su labor, INFOCIELO dialogó con Dorita Moyano, presidenta de la Comisión Directiva del taller desde 2010.

En 1974, el Taller Protegido Pergamino nació bajo la necesidad de insertar en del mercado laboral a jovenes con discapacidad intelecual egresados del Centro de Formación Laboral N° 1 de dicha ciudad. Por esta razón, un grupo de docentes de esta institución junto a una inspectora de educación especial realizaron los trabajos necesarios para que pudiera abrirse este taller, convocando a empresarios locales que se sumen a esta propuesta.

TE PUEDE INTERESAR

Es así que desde hace casi cincuenta años que esta asociación tiene como objetivo brindar posibilidades laborales a personas jovenes y adultas con discapacidad intelectual que no pueden ingresar al mercado laboral competitivo. En la actualidad son 30 los operarios que integran el taller.

279603523_264697842465474_5632768637144699201_n (2).webp
El Taller Protegido Pergamino cuenta con 30 operarios con distintas discapacidades intelecuales, sensoriales y motrices.

El Taller Protegido Pergamino cuenta con 30 operarios con distintas discapacidades intelecuales, sensoriales y motrices.

Además de la Comisión Directiva, dentro de esta asociación hay docentes de educación especial y una psicopedagoga que se encarga de coordinar de las actividades institucionales. Sin embargo, no cuentan con más profesionales que podrían integrar un equipo interdisciplinario ya que no tiene la posibilidad de pagar estos sueldos. Esto se debe a que son una organización sin fines de lucro.

A lo largo de la historia del taller han realizado distintas actividades productivas de acuerdo a las propuestas de la comunidad. Por ejemplo, han cortado hilos para fábricas, confeccionaron paraguas, cajas y bolsas de nylon, entre otras cosas.

En 1994 se instalaron en el predio actual, comprendido por dos hectarias, y allí se cultivaban algunas verduras que se comercializaban. "El gran sueño era que fuera una granja hogar. La realidad es que la parte de hogar nunca se pudo complir. Pero si de la de actividades laborales", expresó Dorita.

LAS ACTIVIDADES ECÓNOMICAS QUE REALIZAN

Las unidades económicas que funcionan dentro de Taller Protegido Pergamino son tres. En primer lugar, la asociación civil compra verduras, que se lavan, pelan y cortan para ser enviadas a dos centros comunitarios y a una fabrica de pastas de la zona.

279517096_3184290388516017_3437460759465656090_n.webp

Otra de las unidades de producción es "Sumando compromiso", un programa que tiene por objetivo reciclar botellas de plástico pet. Este proyecto nació en 2016 y desde entonces, llegan al taller las botellas que los vecinos de Pergamino depositan en unos recipientes especiales llamados campanas naranjas, ubicados en distintos puntos de la ciudad.

La Dirección de Higiene Urbana del municipio de Pergamino es la responsable de llevar las botellas al taller. Alli los operarios se encargan de clasificar por colores, quitar las tapitas, llenar las prensas y generar fardos de hasta 50 kilos. Luego alcanzar los diez mil kilos de plástico, se envían a una planta recicladora ubicada en la localidad de Sarandí.

"Este proyecto tiene un gran compromiso ambiental ya que cada camión son alrededor de 10 mil kilos de botellas de plástico que ingresa en el circuito de reciclaje y dejan de ser basura. Además de ser una actividad económica para la institución y un trabajo para los operarios que asisten, tenemos la posibilidad de colaborar con el medioambiente", senaló la presidenta.

taller protegido telares.jpg

Por último, se encuentra el programa llamado "Tejiendo futuro" que nació en 2019. Los operarios trabajan con telares semiautomáticos y automáticos elaborando, de forma manual y con hilo de algodón, paños para limpiar pisos, trapos rejilla y alfombras. Estos productos son comercializados a directamente desde el taller para la comunidad, a una casa de artículo de limpieza y a una cadena de supermercados de la zona.

Generalmente, todos los trabajadores pasan por todos los puestos de trabajo a lo largo de la jornada laboral. La misma inicia a las 8:30 y finaliza a las 15:30 horas. Estas actividades económicas tienen como fin poder mantenerlo, desde pagar los sueldos de los profesionales del taller, de sus operarios y mantenimiento edicilicio.

¿CÓMO ES TRABAJAR CON PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL?

Respecto a trabajar con personas con discapacidad intelectual, Dorita aseguró que "en el taller participan 30 personas y no hay ninguna persona que se parezca a la otra". En este sentido, la presidenta hace hincapié en la importancia de que existan espacios para que las personas con discapacidad intelecutal puedan tener un trabajo. Esto se debe, principalmente, a que la sociedad aún no esta preparada para incluir a estas personas en ámbitos laborales competitivos.

taller protegido trabajo (2).jpg

Tener la oportunidad de desempeñarse laboralmente, genera en las personas con discapacidad el bienestar y satisfacción que siente cualquier persona adulta al tener sus días ocupados en una actividad productiva. "Una persona adulta con trabajo es una persona que tiene dignidad en su vida. La misión del taller protegido es dignificar la vida de las personas con discapacidad. La pregunta que deberíamos hacernos es: ¿Qué sería de la vida de ellos todo el tiempo en su casa?", remarcó.

Al ser un espacio de trabajo y no un centro de día, en el taller tienen una normativa para seleccionar a las personas que quieran tener un puesto en este lugar. Este criterio tiene que ver con la autonomía, como lo es la higiene personal, el uso del transporte público, que puedan comer solos y que puedan reconocer algunas situaciones de peligro mínimas que hacen a la convivencia.

Uno de los objetivos de esta asociación es que generar hábitos y conductas que les permitan ingresar al mercado competitivo. Es decir, apuntan a ser un puente con el mercado, comenzado a trabajar en el taller pero después ser un trabajador de cualquier empresa. En la historia del taller cinco personas lograron ingresar al mercado laboral común.

"Ahora hay una mayor apertura. Está cambiando la mirada de la sociedad, se están abriendo algunas puertas. Aún queda un camino por recorrer pero lo importantes es que se está creando ese camino", señaló.

279488952_1718249775188460_7373090850078779098_n.webp

Por su parte, las familias también se sienten muy agradecidas con el taller. Algunas de ellas colaboran cuando desde la Comisión se las convoca y otras que por cuestiones particulares su intervención es menor. Cabe señalar que las personas que participan del taller suelen ser adultas. Por lo tanto, muchos de ellos ya no tienen a sus padres y quedan a cargo de otro familiar o viven en un hogar para adultos.

A su vez, el taller y los operarios tienen un gran reconocimiento en la comunidad de Pergamino. "Nosotros siempre decimos que existimos en la medida en que estemos en el pensamiento de la gente. Nosotros precisamos que la gente en su casa no tiren las botellas de plástico a la basura", sostuvo Dorita.

En este sentido, Dorita manifestó que necesitan un mayor compromiso por parte de la comunidad, ya que en el último tiempo disminuyó el caudal de botellas recolectadas. "Nosotros tenemos un registro muy puntual de la cantidad de botelllas que enfardamos y el número en kilos que salen cada año. El primer año salieron de pergamino 44 mil kilos de botellas y el año pasado salieron 26 mil kilos", contó.

LOS DESAFÍOS DEL TALLER

Como para tantos otras asociaciones de las sociedad civil, la pandemia fue una gran barrera para crecer y mantenerse vigentes. Durante el aislamiento preventivo y obligatorio, el Taller Protegido Pergamino se vio obligado a paralizar sus actividades. En este tiempo los operarios realizaron distintas actividades por Zoom para no cortar el vínculo con el taller y estar acompañados en un momento de total incertidumbre.

Sin embargo, el taller otros tuvo que enfrentarse a diversas dificultades económicas durante este tiempo. Por esta razón, los talleres protegidos de todo el país se unieron en la Federación Nacional de Talleres Protegidos (FENATAP) que nació en abril de 2020.

taller protegido botellas.jpg

Ante aquella situación de emergencia, el taller recibió un subsidio por parte de la Agencia Nacional de Discapacidad, lo cual significó un respiro para poder continuar de pie. A pesar de ello, aún siguen peleando por seguir creciendo, sobre todo con los proyectos "Tejiendo Futuro" y "Sumando compromiso".

Dorita aseguró que son programas que no tienen techo y, teniendo la posibilidad de aumentar su capacidad productiva, podrían abrir nuevos puestos de trabajo. Pero para alcanzar estos objetivos, necesitan de maquinaria que aún no pueden costear.

Por esta razón, desde la FENATAP solicitan que los talleres protegidos sean reconocidos como pymes para lograr acceder a creditos, subsidios y participar de concursos de emprendedores sociales.

"Hay numerosas barreras que debemos enfrentar. A pesar de ello, continuaremos luchando para dignificar la vida de las personas con discapacidad a través del trabajo", concluyó.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión