Deportes Infocielo
Números urgentes

Los técnicos en la boca del lobo: se fueron 18 en 18 fechas

La Superliga aún no cerró la jornada 19 y ya sumo la decimoctava salida de un técnico. Ayer le tocó a Pedro Troglio, que fue echado tras la derrota de local frente al líder Defensa y Justicia. Los entrenadores y la delgada línea que separa un monumento de la calle.

El fútbol argentino parece sobreponerse a todo. A la muerte de un jugador por negligencia, a que no haya visitantes, a la desigual venta on line, a los negociados, a todo. De lo que parece no poder alejarse jamás es de su voracidad. Los tiempos se acortan cada vez más y la idea de un proyecto a largo plazo vive amenazada de muerte por los resultados y la histeria crónica. La Superliga de la previsibilidad tiene una deuda pendiente con los vínculos entre entrenadores y clubes, no hay ninguna ley que ampare a las partes ante situaciones que se repiten constantemente.

Gabriel Pellegrino es presidente de Gimnasia desde noviembre de 2016. Durante su gobierno se apostó a la austeridad ya que el club aprobó, democráticamente, entrar en convocatoria de acreedores. Su ciclo tuvo cuatro técnicos (Alfaro, Sava, Soso y ahora Troglio) y este dato, que parece llamativo (cuatro técnicos en menos de dos años) habla del momento tripero pero también de una circunstancia general. En nuestro país los proyectos son, en la mayoría de los casos, una utopía o una farsa, como guste leerse.

Para todos los gustos

En la fecha tres Ezequiel Carboni renunció a su cargo en Lanús. El entrenador que iba a darle continuidad al exitoso ciclo de Almirón formaba parte del proyecto integral del club. Darle el comando al DT de la reserva era el plan maestro pero los números (4 triunfos/13 empates/9 derrotas) lo sacaron “de común acuerdo” del club.

Carboni tuvo un privilegio de pocos, echado de su club consiguió, inmediatamente, trabajo en Argentinos Juniors. Lo echaron a su sexto partido, se fue sin ganar y con cinco derrotas en la fecha 12, la fecha que vio partir a Eduardo Domínguez de Colón de Santa Fé tras una interna con el plantel y la dirigencia. Lo que podría haber sido aclarado y desactivado puertas adentro y con una conferencia se desató en salida.

Si la picadora es cruel, mucho más lo es cuando se está peleando por la permanencia. Así “los de abajo” también vieron rodar cabezas. Juan Pablo Pumpido se fue de Patronato tras un buen debut como entrenador en Unión, Alfredo Berti se alejó de Argentinos Juniors y Rubén Forestello quedó perdió su lugar en San Martín de Tucumán. Los fines de ciclo de estos últimos tres entrenadores se dieron en la fecha 5.

La sangría continuó en la fecha 6 con Cristian Ledesma (Tigre) y Walter Coyette (San Martín de San Juan), Lucas Bernardi (Belgrano) en la fecha 8 y el particular caso de Claudio Biaggio en San Lorenzo que, pese a conseguir resultados no terminaba de “encantar” ni a la dirigencia ni a la prensa, demasiado para sostenerse. Lo fueron en la fecha 10 tras quedar eliminado por Copa Argentina.

La misma Copa que vio caer a Omar de Felippe que renunció a Newell's en la 13° fecha, pero había quedado mal herido después de ser eliminado por Rosario Central en el partido jugado a puertas cerradas en la cancha de Arsenal por el torneo más federal de la Argentina. Seguimos con el repaso. Los motivos de salida de Banfield de Julio César Falcioni, tiene que ver con una situación de salud en la 14°, Diego Dabove decidió no renovar su vínculo con Godoy Cruz y en la 15° fecha emigró a Argentinos.

Pese a ser bicampeón de la Superliga y finalista de la Copa Libertadores, la racha negra frente a River en las finales (Supercopa Argentina y la nombrada Libertadores) el fin de año llegó con la salida de Guillermo Barros Schelotto de Boca tras casi tres años con el xeneize y también existen otros casos que, enmarcados en el “progreso personal” también ignoran lo firmado, como fue el caso de Gustavo Alfaro y su alejamiento de Huracán para llegar a Boca.

El último renunciante había sido Gastón Coyette, que se fue de San Martín de Tucumán luego del empate sin goles ante Belgrano de Córdoba. A Coyette lo amenazaron de muerte (a él y a su hijo) pero al parecer no fue algo tan repudiable, dentro de la locura futbolera. La misma que le deparaba a Troglio un monumento, pero perdió la final por penales con Central por la Copa Argentina y hoy, tres meses después, fue despedido de su cargo.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión

Dejanos tu opinión