Sociedad La Plata
EL DESAMPARO EN PRIMERA PERSONA

Una familia platense denuncia que PAMI no quiere atender a su madre con Alzheimer: "Mi mamá no es un billete"

Mirta y Claudia Centurelli denuncian que PAMI hace meses no da respuesta. Ellas, lo único que quieren para su madre es que “sus últimos días sean con dignidad”.

Mirta y Claudia Centurelli saludan a su madre, Juana, que desde agosto se encuentra internada en el Hogar Ana Hassen de la ciudad de La Plata debido a la Enfermedad de Alzheimer. Le dan un beso, la abrazan y aunque parece que está todo bien, cuando atraviesan el umbral del dormitorio, las preocupaciones reaparecen: el hogar sufrió una inflación mayor al 200 por ciento, no hay dinero para pagar el próximo mes, y encima, PAMI, la obra social que debería hacerse cargo, no hace nada.

Hoy, a una semana de que termine febrero, Mirta y Claudia no tienen plata para pagar el hogar privado. Tampoco obtienen respuestas de PAMI, que desde noviembre está prometiendo el traspaso a un hogar subvencionado.

TE PUEDE INTERESAR

Desamparo, plata que no alcanza y PAMI que no da respuestas: la historia de los Centurelli

En julio de 2023, el papá de las hermanas platenses falleció a sus 90 años. Su madre, que ya contaba con un duro historial de salud -carnet de discapacidad, una artrosis y osteoporosis severa, una anemia crónica- fue diagnosticada de Alzheimer y a sus 86 años, fue internada.

Comenzaron pagando $230 mil en agosto, cuota que ascendió a febrero 2024 a $700 mil en el Hogar Ana Hassen. Previendo el aumento, Mirta -empleada en un bufet escolar- y Claudia -docente- decidieron hacer el traspaso a PAMI, la obra social que utilizan jubilados y jubiladas. Y aquí, comenzó la odisea.

20180918074330_.pami 1920 dki5kvd1k1o0 7gemeu4nme70 55tsaj03ldo0.jpg
PAMI y la falta de respuestas.

PAMI y la falta de respuestas.

“En noviembre comenzó el tema: ‘tenés que presentar esto, tenés que presentar lo otro’. Llevamos todo los que nos pidieron. La respuesta fue que teníamos que esperar una vacante en un hogar que tiene PAMI en City Bell, Antiguo Recreo Venecia, donde tiene las atenciones que ella necesita”, contó Mirta a Infocielo.

“Primero empezaron con que falta un papel sobre la alimentación, pero yo lo entregué. Después lo encontraron. Luego, que es una cuestión de capacidad del hogar. Lo último que nos dijeron es que es un problema de presupuesto, cómo que no se pueden hacer cargo”, agregó.

Las dificultades que atraviesa esta familia platense se da en un contexto de súper inflación y de feroz ajuste: los sueldos de docente, de empleada de bufet y de taxista -el marido de Mirta- no dan abasto contra la abultada mensualidad -“para marzo no tenemos los $700 mil”-, y gastos extras: “Ella usa un colchon antiescara que va con un motor, $12 mil todos los meses. Pasa algo, pagamos una enfermera, $10 mil más”.

Con el dolor y el llanto alojados en la garganta, Mirta expresó: “Mi mama no es un billete, es una persona que necesita ser atendida hasta sus últimos días que no van a hacer muchos. Nosotras queremos que sus últimos días sean con la mayor dignidad que merece”.

La odisea de uno, la realidad de muchos

Ante las dificultades, la acción: Mirta y Claudia tomaron cartas en el asunto y ante la inoperatividad de PAMI, hablaron con el Hogar Ana Hassen: “le preguntamos si podíamos pagar la cuota en dos partes dentro del mismo mes a lo que nos dijeron: ‘la cuota se paga completa del 1 al 10’”.

Ante la frialdad de lo privado, recurrieron al recurso legal: “Nos comunicamos con un abogado que se dedican a hacer amparos: la consulta telefónica salía $25 mil y el amparo $500 mil”. Tras un silencio, la voz reapareció débil: “$500 mil del amparo y $700 mil de la mensualidad… ¿Qué hago si no sale el amparo?

Mirta y Claudia reconocen la exposición que significa contar lo privado pero saben que su situación “es el ejemplo de otros tantos”.

Ante las negativas del hogar privado, de abogados y de PAMI, Mirta se aferra a la fe aún sin entender por qué: “Yo soy solidaria, voy a misa, pido perdón si me equivoco, pero veo estas cosas y la verdad, es que no lo puedo comprender”.

TE PUEDE INTERESAR