Sociedad Internacionales
INTERNACIONAL

Según la ONU, una quinta parte de alimentos producidos en el mundo terminan en la basura

El nuevo informe de la ONU determinó también que los hogares son responsable del 60 % de los desperdicios. Además, estos generan gases de efecto invernadero.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) realizó un nuevo informe sobre el Índice de Desperdicio de Alimentos con el objetivo de reducir a la mitad del desperdicio de alimentos antes del 2030. En esta clave, se determinó que la quinta parte de los alimentos que se producen a nivel mundial terminan desechados.

A su vez, entre otros importantes datos, también se conoció que en el 2022 se desperdiciaron 1.050 millones de toneladas de comida, que los hogares son responsables del 60 por ciento de estos desperdicios, seguidos de proveedores de servicios alimentos y el sector de minoristas. También, el informe concluye que la pérdida y el desperdicio de alimentos generan entre el 8 y el 10 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

TE PUEDE INTERESAR

Cabe destacar que el informe se basa en recopilaciones de “datos recientes” que proporciona información actualizada sobre “la magnitud del desperdicio de alimentos en todo el mundo y se centra en la colaboración de múltiples partes interesadas” con el fin de alcanzar una posible solución.

Algunos puntos clave sobre el Informe de la ONU

  • En 2022 el mundo desperdició 1.050 millones de toneladas de alimentos.
  • La mayor parte del desperdicio mundial de alimentos procede de hogares: responsables de 631 millones de toneladas.
  • Reducir el desperdicio de comida aporta beneficios adicionales, como no generar gases de efecto invernadero.
  • En los hogares se “desperdician al menos 1.000 millones raciones de comida cada día”: en promedio, cada persona desperdicia 79 kilos de comida al año.
  • El desperdicio de alimentos no es sólo un problema de países ricos.
  • Según la ONU, los países deben: “utilizar el Índice de Desperdicio de Alimentos con el objetivo de cuantificar el desperdicio de alimentos de forma coherente, desarrollar bases de referencia nacionales sólidas y realizar un seguimiento de los progresos”.

Podés leer el informe completo en el siguiente enlace.

TE PUEDE INTERESAR