Sociedad
LORI Y GEORGE

Reconocidos por los Récord Guinness, a los 62 años murieron los siameses más longevos del mundo

Vivían en Estados Unidos y tenían 62 años, nueve años más que los segundos siameses más longevos de la historia reconocidos por los Récord Guinness.

Los Récord Guinness anunciaron el fallecimiento de Lori y George, los siameses más longevos del mundo que tenían cráneos parcialmente fusionados, compartían vasos sanguíneos vitales y el 30% de sus cerebros. Además, contaron con otro reconocimiento a lo largo de su vida.

A pesar de estar unidos corporalmente, ambos intentaban separar su individualidad y vivir libremente lo mejor posible. Incluso, George desarrolló una carrera musical que lo llevó a viajar por diferentes paises del mundo. Lori trabajaba en un hospital pero priorizando su agenda en torno a los conciertos de su otra parte.

TE PUEDE INTERESAR

Ambos vivían de manera independiente en un departamento de dos habitaciones en Pensilvania, Estados Unidos. Cada uno tenía su habitación y dormían alternadamentre entre una pieza y la otra según correspondía. En palabras de las siamesas, se "desconectaban" cuando estaban en la habitación del otro y así intentaban hacer para practicar su individualidad en gustos, actividades y placeres.

Lori-and-George-Schappell-as-babies_tcm29-762094.jpg
George y Lori de bebes.

George y Lori de bebes.

Ambos pudieron mantener cierta privacidad a pesar de su discapacidad. En su departamente se duchaban de maneras separadas en el caso de así necesitarlo, imponiendo la tela del baño entre medio y también mencioban la posibilidad de tener relaciones sexuales sin mayores inconvenientes.

Las predicciones médicas decían que no vivirían más de los 30 años de edad y, no solo pasaron ese número sino que, en el 2015 se convirtieron en los siameses unidos más longevos, superando a Masha y Dasha Krivoshlyapova, que llegaron hasta los 53 años.

Otro reconocimiento de los siameses

En un principio, el nombre de las gemelas era Dori y Lori, como no les gustaba lo sencillo de la rima que les habían puesto, Dori pasó a llamarse Reba y, recien en el año 2007, fue que empezó a presentarse como hombre y comenzó a utilizar George tras revelar que era transexual. Así, fue que la comunidad internacional los reconoció como los primeros siameses del mismo sexo que se identificaban como personas de distinto género.

TE PUEDE INTERESAR