Sociedad
MÁS DE 50 AÑOS DE HISTORIA

La crisis se llevó puesto al último taller de asientos de bicicletas del país

En Rosario, por la profunda crisis económica, son los últimos días de la pyme "El Miguelito", la última fábrica de asientos para bicicletas del país.

A raíz de la profunda crisis económica, caída de consumo y derrumbe de ventas, en Rosario cerró el último taller de asientos de bicicletas del país “El Miguelito”. Con más de diez despedidos, esta pyme de la localidad de Carrizales se despide luego de 50 años de historia: “Vendo todo para pagarle a mis empleados”, expresó el dueño.

En diálogo con Radiópolis de Radio 2 de Rosario, Rodrigo Bella, uno de los dueños históricos de El Miguelito, contó los motivos que lo llevaron al cierre definitivo del legado que heredó de su padre: un taller de bicipartes que funcionó por más de 50 años.

TE PUEDE INTERESAR

El difícil momento de decir adiós

“Nos tocó a mi socio y a mí pararnos ante nuestros empleados, la gente que nos vio nacer, para decirles que los dejábamos sin trabajo”, contó Bella el pasado viernes. Y agregó: “A mí en lo personal me tocó decirle a mi tío y padrino que los dejaba sin trabajo”.

El cierre de Miguelito conlleva el despido de doce personas -familiares de los dueños y vecinos- y una agudización en la crisis económica de muchas familias: “Tenemos 12 familias que se quedaron sin trabajo. Yo tengo que vender todo el capital de trabajo de toda la vida para pagar las indemnizaciones”.

En este sentido, Rogelio expresó que no hay más posibilidades de trabajo en un pueblo de 1.200 habitantes: “Mi gente ahora no puede armar un currículum y salir a patear las calles para ver quién le da laburo. Acá nadie va a dar el trabajo que yo dejo de dar”.

La crisis: el gran motivo del cierre en Rosario

A pesar de que el cierre ocurre en el 2024, las complicaciones comenzaron mucho antes: “Las pymes industriales venimos desde el 2015 siendo castigadas de una manera brutal”. Y con profundo dolor, Bella sentenció: “Cierro porque no puedo más”.

A su vez, el heredero del negocio contó que “la apertura indiscriminada de importaciones y el aumento exponencial de los costos de la materia prima” fueron algunos de los factores que llevó su negocio al quiebre. Y explicó: “Nosotros pagamos entre 3 y 4 veces más por los insumos de lo que paga un chino o un brasilero”.

A partir del 2015, “El Miguelito” contrajo una deuda previsional e impositiva con el objetivo de sostener los puestos de trabajo. Y se complicó en los últimos años: “Entre mediados de 2022 y principios de 2023 la situación empezó a volverse totalmente mediocre”.

En los últimos días y a raíz de la viralización de su situación, se contactaron con el dueño del negocio de bicipartes desde el Concejo de Rosario, el Ministerio de Desarrollo Productivo de la provincia y la Secretaría de Industria y Comercio de la Nación. ¿Habrá vuelta atrás?

TE PUEDE INTERESAR