Sociedad Universidades
VELOZ, SIMPLE Y ECONÓMICA

Investigadores de la UNQUI trabajan en la detección temprana de una peligrosa ITS

Especialistas de la Universidad de Quilmes (UNQUI) desarrollan un sistema de detección temprana, simple y económica de la gonorrea. Los detalles.

Con el objetivo de consolidar un sistema accesible, investigadores del Laboratorio de Ingeniería Genética y Biología Celular y Molecular de la Universidad de Quilmes (UNQUI), desarrollan en un sistema de detección temprana de la gonorrea, una peligrosa enfermedad de transmisión sexual (ITS) que se genera por la bacteria Neisseria gonorrhoeae.

La propuesta que se lleva a cabo por el Laboratorio de la Universidad consiste en elaborar un sistema veloz, fácil de usar y accesible económicamente ante los costosos métodos de detección, complejos y con resultados tardíos. Recordemos que el diagnóstico de la enfermedad, en Argentina, se realiza a través del estudio de secreciones y de la evaluación clínica.

TE PUEDE INTERESAR

La actualidad de la gonorrea en Argentina y la innovación de los investigadores de la UNQUI

image.png
Los especialistas de la UNQUI en acción: la importancia de su trabajo.

Los especialistas de la UNQUI en acción: la importancia de su trabajo.

Lucas Marchesano, graduado en biotecnología y becario de la UNQUI que forma parte del Laboratorio, señaló que “no hay muchas herramientas diagnósticas disponibles en Argentina para detectar gonorrea” y explicó por qué: “el diagnóstico se hace por cultivo por medio sólido junto con métodos moleculares como son la PCR en tiempo real. Pero el tema es que el cultivo medio sólido tarda mucho y es difícil de hacer, y la PCR en tiempo real es bastante costosa y tiene muchos requerimientos de lo que son infraestructuras y personal entrenado”.

En este sentido, Lucas expresó la necesidad de herramientas diagnósticas que sean “más precisas y más exactas” ya que “permitiría el uso correcto de antibióticos y frenaría un poco esa tendencia tan pronunciada que tiene este microorganismo de convertirse en una infección no tratable”.

Recordemos que la Organización Mundial de la Salud estimó que en 2020 hubo más de 80 millones de nuevas infecciones en adultos y advirtió que es la segunda ITS bacteriana más frecuente.

Cabe destacar que la tecnología que utilizan en el Laboratorio para las reacciones de detección se enmarca en la tesis doctoral de Julián Bergier junto con la dirección de Marcos Bilen, Cristina Borio y Daniel Ghiringhelli. A su vez, el Laboratorio de la UNQUI colabora con el Centro de Investigaciones Ópticas (CIOp) de La Plata.

TE PUEDE INTERESAR