Sociedad
HISTORIAS BONAERENSES

Fue campeona en gimnasia artística, se lesionó y ahora es clavadista: conocé la historia de la deportista bonaerense

Azul Chiorazzo es deportista de elite en Saltos Ornamentales pero no siempre fue así. Campeona en gimnasia a los 12 años, una lesión la dejó afuera. Conocela.

Descalza, al borde del trampolín y con los ojos cerrados, planifica el salto. No calcula los metros, no le teme a la altura, no piensa en la distancia entre sus pies y el agua paciente. No discute el impacto de su cuerpo al sumergirse. En cambio, se visualiza y piensa: "yo puedo, tuve una preparación". Lo hizo cuando era gimnasta y lo hace ahora, que compite en la Selección Argentina de Saltos Ornamentales. También, cuando por una lesión, dejó de competir después de haber ganado medallas sudamericanas. Esta es la historia de la bonaerense que salta sin miedo; que además de sumergirse, sale del agua.

Ella es Azul Chiorazzo, tiene 18 años y es oriunda de Lanús. Es deportista de elite en Saltos Ornamentales y se está preparando para diferentes competencias internacionales: el próximo Torneo Panamericano de Lima del 23 al 26 de agosto y el Sudamericano Juvenil del 7 al 13 de septiembre, en el Parque Olímpico de la Juventud. Y aunque tiene muchas medallas colgadas en su cuello, su mayor victoria fue continuar.

TE PUEDE INTERESAR

WhatsApp Image 2023-08-03 at 20.02.25.jpeg

Desde muy chica, competía a nivel elite pero en gimnasia artística: a los 12 años, ya tenía 4 medallas de oro. Sin embargo, dos hernias de disco y dos discos deshidratados la obligaron a abandonar: "ese año lo terminé casi sin poder caminar, por el dolor que tenía", recuerda en diálogo con Infocielo.

Rápidamente -ella afirma que al día siguiente- comenzó otro deporte: natación. Hoy, a sus 18 años, es deportista de elite en clavados. El salto de su vida.

¿Cómo inició todo? El adiós de la primera gimnasta medallista de Zona Sur

"Siempre quise ser la mejor en el deporte, siempre tuve esa cabeza. La gente me preguntaba si yo quería hacer natación de forma recreativa y les respondía: 'yo quiero estar en la selección de natación'", sostiene Azul al pensar sus primeros días entre el abandono y la novedad.

Sin embargo, recuerda el sufrimiento: "fui la primera gimnasta de Zona Sur en sacar una medalla sudamericana. No esperaba dejar, me sorprendió mucho. Mi familia me ayudó mucho a afrontar ese dolor."

Entonces, inquieta, inició natación. Tras recomendaciones de profesores, conoció en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD) un deporte desconocido: Saltos Ornamentales. "Lo que más me llamó la atención es que podía hacer cosas similares pero entrando a cabeza", compara Azul y agrega: "a los meses ya estaba haciendo saltos con dificultad y compitiendo".

Azul Chiorazzo

La bonaerense en acción.

El deporte y el deseo: "estar a la altura"

Saltos Ornamentales es un deporte que consiste en lanzarse al agua desde un punto fijo o vibrátil, como un trampolín. Con distancias de hasta 10 metros, se puede combinar el salto con despegues en vertical, giros en el aire y entradas al agua que sólo generan aplausos. Sin embargo, el clavadismo no es una disciplina popular en Argentina: "no recibimos apoyo de ninguna institución, de ningún sponsor y con mi profesor nos hacemos cargo de los gastos de torneos locales e internacionales".

Sin embargo, para Azul es quizás lo más importante: "el deporte siempre fue y es una prioridad". Cuando iba a la escuela, la ayudaban con las faltas. Hoy, en su primer año de la carrera de nutrición, Azul afirma ir con calma. ¿Y la vida social?: "mucho no tengo, entreno todo el día. Todos se juntan a la tarde o a la noche y yo estoy entrenando o descansando. Ir a bailar tampoco, porque los findes los uso para descansar".

A semanas del torneo, lo que más intenta Azul, es mantener la cabeza en positivo, al igual que estos años. Y como siempre, su deseo es competir: "estar a nivel de un torneo panamericano y sudamericano, compito con clavadistas muy buenas, potencias mundiales. Queremos estar a la altura".

Azul Chiorazzo 1

Un mensaje para otros deportistas: "las segundas oportunidades existen"

Azul Chiorazzo, con sus 18 años de vida divididos en dos deportes, medallas sudamericanas mediante, confiesa: "en mis planes nunca estuvo ser clavadista y hoy estoy acá, en la Selección Argentina. Es algo que nunca hubiera pensado pero fue una de las mejores cosas que me pasó en la vida".

Finalmente, entre saltos, giros y entradas prolijas, invita: "no se rindan, luchen, sigan por sus sueños. Algo que aprendí es que las segundas oportunidades existen".

TE PUEDE INTERESAR