Sociedad Tendencias
VIDEO VIRAL

El milagro de la canción: Calman a hombre con Alzheimer en pleno vuelo

La empatía de los pasajeros hacia un hombre con Alzheimer desorientado en pleno vuelo, emociona en redes. Mirá el momento de la canción que logró tranquilizarlo

Un hombre con Alzheimer y su esposa viajaban en un avión que cruzaba el océano. El hombre padece esa enfermedad que le borra la memoria, y que lo hace olvidar su nombre, su historia, su destino. La mujer lo cuida con paciencia y ternura, y le recuerda cada día quién es, y por qué vive.

En pleno vuelo, la mujer se levantó de su asiento para ir al baño. El hombre se quedó solo, rodeado de desconocidos, en un espacio cerrado y ruidoso. Él sintió miedo y angustia. No sabía dónde estaba, ni adónde iba, ni por qué. Se le ocurrió que quizás estaba en una prisión, o en un infierno, o en un sueño.

TE PUEDE INTERESAR

El hombre empezó a gritar, y a forcejear, y a insultar. Los demás pasajeros se asustaron, y trataron de detenerlo, de calmarlo, de razonar con él. Pero el hombre no los escuchaba, ni los entendía. Para él, eran enemigos, o demonios, o ilusiones.

Entonces, la mujer regresó, y vio la escena. Corrió hacia el hombre, y lo abrazó, y le habló al oído. Le dijo que lo amaba, que todo estaba bien, que no tenía que temer. Le dijo que cantara con ella, la canción que tanto le gustaba, la canción que habían aprendido juntos, cuando eran jóvenes y felices.

9e9f830983b85f30bba8d6a639342ce1.mp4

Calman con una canción en pleno vuelo a un hombre con Alzheimer que se desorientó y se volvió agresivo

La mujer empezó a cantar, con voz suave y dulce, la canción que decía:

You are my sunshine, my only sunshine

You make me happy when skies are gray

You'll never know, dear, how much I love you

Please, don't take my sunshine away

(Eres mi brillo de sol. Mi único brillo de sol. Me hacés feliz cuando el cielo está gris.

Nunca sabrás, cariño, cuánto te amo.

Por favor, no me quites el sol)

El hombre se quedó en silencio, escuchando la canción. Algo en su mente se iluminó, como una estrella. Reconoció la melodía, las palabras, el sentimiento. Recordó a la mujer, su amor, su vida. Recordó quién era.

El hombre sonrió, y se unió a la canción, con voz débil pero clara. La mujer se emocionó, y siguió cantando, abrazando al hombre.

Los demás pasajeros se contagiaron, y se sumaron al coro, creando una atmósfera de armonía y solidaridad. El avión se convirtió en un escenario, en un concierto, en una fiesta.

El hombre se sintió feliz, y agradecido. Sabía que su memoria era frágil, y que pronto volvería a olvidar. Pero también sabía que había vivido un milagro, y que había encontrado un momento de gracia.

Sabía que era un hombre, y que tenía una canción que cantar.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FCuriosityInX%2Fstatus%2F1732802109177766066%3Ft%3DnqHl5LjX_gy0DXz3jy_xVw&s=19&partner=&hide_thread=false

TE PUEDE INTERESAR