Sociedad
SALUD

El asma ocasiona más de 15 mil ingresos por año a hospitales públicos del país

Si bien no tiene cura, su diagnóstico y tratamiento adecuados pueden garantizar la buena calidad de vida de los pacientes. Las recomendaciones de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria.

En mayo se conmemora el Día Mundial del Asma para concientizar a la comunidad acerca de una enfermedad que, en Argentina, ocasiona más de 15 mil ingresos por año a hospitales públicos.

Tal como explican desde la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), esta patología crónica genera inflamación y el estrechamiento de las vías respiratorias, y sus síntomas pueden manifestarse varias veces al día o a la semana, y en algunos casos empeorar al realizar actividad física o durante la noche.

TE PUEDE INTERESAR

Si bien las causas no están completamente establecidas, se señala como factor determinante la predisposición genética combinada con la inhalación de sustancias y partículas como alérgenos, humo de tabaco, irritantes químicos o la contaminación atmosférica.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay 235 millones de personas con asma en todo el mundo, es la enfermedad crónica más frecuente en niños, está subdiagnosticada y en muchos casos sin tratamiento, afectando la calidad de vida de quienes la padecen.

Además, genera cerca de 383 mil muertos por año, la mayoría en adultos mayores y más del 80% de los fallecimientos se registran en los países de ingresos bajos o medios-bajos.

En Argentina, de acuerdo a datos de la primera Encuesta Nacional de Prevalencia de Asma realizada en 2015, la prevalencia de asma alcanza a cerca del 6% de la población y el porcentaje asciende al 9,5% si se toma una definición más amplia como el asma diagnosticada por médico.

El mismo estudio revela que los ataques suelen darse con mayor frecuencia en invierno (55%) y en primavera (48,8%), y que más de la mitad de los pacientes que acusaron alguna crisis asmática pidieron atención en un servicio de urgencia.

Si bien se trata de una patología que no tiene cura, integrantes de la AAMR resaltan que puede controlarse con un diagnóstico adecuado y un tratamiento que consiste no sólo en el consumo de fármacos sino también en evitar la exposición a los factores irritantes y realizar actividad física.

Además, destacan la importancia de identificar qué tipo de asma se sufre, ya que aquellos con síntomas persistentes deben tomar medicamentos diariamente y a largo plazo para controlar la inflamación subyacente y prevenir síntomas y exacerbaciones.

TE PUEDE INTERESAR