Sociedad Turismo
GENERAL PAZ

Edificios históricos, una extensa laguna y delicias locales en una escapada a 80 kilómetros de La Plata

En las cercanías de la capital bonaerense, General Paz ofrece diversos atractivos para disfrutar de una escapada reparadora durante la segunda parte del año.

Ubicado a 83 kilómetros de La Plata y a 124 de la Capital Federal, el municipio de General Paz sorprende con sus edificios históricos, su extensa laguna y la miel suave de la Cuenca del Salado.

Ideal para una escapada de fin de semana (¡en octubre llega un finde XL de cuatro días!), tiene como epicentro a la Plaza de Mayo en Ranchos, su ciudad cabecera, considerada como el punto de encuentro por excelencia de sus habitantes.

TE PUEDE INTERESAR

Desde allí se pueden observar diferentes construcciones históricas, como la Iglesia Nuestra Señora del Pilar, de estilo romano-colonial, construida en 1863 con dos altares secundarios y uno principal en el que se emplaza la virgen patrona del distrito. Además, también se destaca el primer Palacio Municipal, sede actual de la Sociedad Rural, y restaurantes icónicos.

laguna-de-ranchos-turismo-provincia-de-buenos-aires.jpg
Laguna de Ranchos, uno de los espejos de agua más atractivos de la provincia de Buenos Aires.

Laguna de Ranchos, uno de los espejos de agua más atractivos de la provincia de Buenos Aires.

El Fuerte de Ranchos y el Museo Histórico Marta Inés Martínez también abren sus puertas para recibir turistas y mostrar objetos relacionados con los orígenes del pueblo. Asimismo, el Museo Ferroviario creado por Adolfo Giles, ex trabajador de la antigua estación local, presenta colecciones de balizas, señaléticas, elementos de comunicación, uniformes y fotografías.

Junto a la pesca deportiva y el avistaje de fauna autóctona, los deportes náuticos son el espectáculo clásico en la inmensa laguna de 34 hectáreas que convoca a conectar con el paisaje agreste del campo bonaerense. Ubicado al noroeste del pueblo, el espejo de agua artificial es de fácil acceso y se caracteriza por ser una cubeta cerrada, arreica, sin afluentes ni emisarios.

La perla gastronómica de General Paz es la miel de pradera, caracterizada por sus notas de lotus, cardo y carqueja, floraciones típicas de la Cuenca del Salado. “Es suave, muy clara y va perfecto con la hidromiel, o las cervezas porque no altera su sabor”, explica Leonardo Giménez, al frente de Bee Palace, empresa familiar apícola que también fabrica cervezas con dicho ingrediente.

TE PUEDE INTERESAR