Sociedad Historias bonaerenses
LA HISTORIA DE SOLEDAD

Conoció el puerto por su papá y hoy es la única estibadora de barcos pesqueros de Argentina

Soledad Romito es de Mar del Plata y desde muy chica trabaja en el puerto. Conocé la historia de la única mujer que estiba barcos pesqueros en el país.

Desde que era niña veía a su padre volver cada día del puerto de Mar del Plata luego de trabajar. Con el paso del tiempo, no encontró otro lugar en el que se sintiera más cómoda que ese. Soledad Romito es la única estibadora de barcos pesqueros del país, y en la actualidad lucha por tener el respeto que se merece en un lugar que siempre fue ocupado por hombres.

Tiene 42 años y desde los 19 trabaja en el puerto de Mar del Plata. Bastante tiempo lo hizo desde una oficina, aunque nunca se sintió cómoda ya que no sabía utilizar computadoras ni dispositivos técnológicos. Luego, aunque es inusual por ser mujer, comenzó a ayudar a su familia con los barcos porque, casi como una herencia, su papá un día le dijo: "Vení, vos te hacés cargo".

TE PUEDE INTERESAR

Previamente trabajó en un café y en la famosa Fiesta de los Pescadores, "algo muy normal al ser hija de un trabajador portuario", expresó. La mitad de su vida la entregó al puerto, al que hoy define como "mi lugar" y, pese a que muchas veces pensó en dejar todo por cansancio, nunca bajó los brazos.

Si bien disfruta de su trabajo, las actividades que realiza día a día le ocasionaron algunos problemas como dos hernias, dos protusiones en el cuello, y un disco estallado en la primera y quinta lumbar. Y es que Soledad, también conocida como "la hija de Bachi", se encarga de cargar y descargar los barcos pesqueros, pesar, poner el acoplado, manejar maquinaria especializada, entre otras tareas.

soledad-romito-estibadora-mdq-3
Soledad Romito es de Mar del Plata y desde muy chica trabaja en el puerto. En la actualidad es la única mujer que estiba barcos pesqueros en el país.

Soledad Romito es de Mar del Plata y desde muy chica trabaja en el puerto. En la actualidad es la única mujer que estiba barcos pesqueros en el país.

Más allá de lo físico, dijo que lo que más le duele es perderse cumpleaños, eventos y, hace algunos años atrás, los actos escolares de su hijo Hemir. El trabajo de estibadora no tiene horario fijo pero sí necesita de mucha constancia y esfuerzo. "Te tiene que gustar. Tenés que estár abajo del agua en pleno invierno, pasar mucho calor al rayo del sol en verano y poner el cuerpo", manifestó Soledad a Infocielo.

Ser mujer en un espacio ocupado por hombres

Junto a su hermana Daniela, hoy tiene su propia cooperativa llamada "Cemirza", que es la que habían creado con su papá años antes de su fallecimiento. Antes trabajó para otras firmas en las que, aunque destaca haber encontrado personas muy buenas, también tuvo que vivir experiencias laborales desagradables.

Desde malas miradas, ninguneos, descalificaciones, cuestionamientos, hasta situaciones de acoso: trabajar en el puerto es complicado porque "es un ámbito de varones", explicó. La marplatense contó que en una de sus primeras experiencias casi choca con la grúa que manejaba, porque unos compañeros no quisieron correr sus máquinas. "Hice 10 mil maniobras y lo logré, pero me la hacían difícil".

También hubo un momento en el que recibió muchas denuncias anónimas y tuvo que enfrentar a algunos hombres que la incomodaban "solo por ser mujer". En muchas oportunidades volvió a su casa llorando pero, a la vez, Soledad sentía que no podía dejar, "me decía a mí misma: 'no me van a ganar'. Y un día se acostumbraron a que yo esté ahí".

soledad-romito-estibadora-mdq-2

Una de sus grandes luchas y anhelos de la actualidad es que habiliten su cooperativa, con la cual trabaja hace algunos años, para poder realizar sus tareas tranquila y sentir que pudo cumplir el sueño de su papá. "Hay cosas que hacen para que las mujeres nos cansemos y dejemos todo. Hay que empoderarnos y seguir para adelante", sostuvo.

La única estibadora de barcos pesqueros del país

Soledad no es la primera estibadora que hay en Argentina, ya que asegura que existen mujeres que desarrollan este trabajo en balanzas, silos y bodegas. Pero sí es la única del país que lo hace trabajado en el puerto, estibando barcos pesqueros.

Al respecto opinó que, aunque se siente lindo el reconocimiento, se pregunta recurrentemente por qué sucede. "No tenemos la misma fuerza del hombre, eso lo acepto. Pero sí podemos capacitarnos y hacer muchos de sus trabajos. Yo los hago día a día hace años".

En el Puerto de Mar del Plata, además de ella, hay dos mujeres: su hermana que desarrolla trabajos administrativos en la cooperativa y una amiga que maneja camiones. "Las mujeres a veces no tienen trabajo y tienen que saber que en el puerto hay un trabajo digno para que hagan", expresó.

soledad-romito-estibadora-mdq-4

Así es como uno de los grandes deseos de Soledad es lograr hacer una cuadrilla de mujeres que puedan realizar diversas tareas ya que "en el puerto siempre hay muchas cosas que hacer". Lejos de darse por vencida, apuesta a que en algún momento va a lograr ser reconocida y tener el respeto de todos los trabajadores del lugar.

"A mi me criaron libre y siempre me impulsaron a que sea autosuficiente" dijo Soledad y finalizó: "Hay que lograr que todas seamos mujeres empoderadas".

TE PUEDE INTERESAR