Sociedad
EN LAFERRERE

Acampe, despidos y amenazas: una empresa de La Matanza echó a 70 trabajadores

Setenta trabajadores despedidos de la empresa Medamax, una mayorista de artículos de limpieza y perfumería, acampan desde hace una semana en las puertas de las inmediaciones ubicadas en Gregorio Laferrere, localidad de La Matanza. Buscan la reincorporación inmediata o una “indemnización justa”.

Todo comenzó el jueves pasado, cuando a medida que llegaban al lugar, los trabajadores se enteraban que habían sido despedidos. Al correr las horas, los telegramas de despido llegaron a sus casas y el establecimiento nunca abrió las puertas.

TE PUEDE INTERESAR

Desde entonces, los trabajadores se encuentran acampando en la empresa ubicada en la avenida General Juan Manuel de Rosas al 1800. Allí, junto a su círculo cercano resisten junto a la ayuda del Sindicato de Empleados de Comercio-Zona Oeste (SEOCA) y la solidaridad de vecinos e iglesias evangélicas que proveen alimento y contención.

Gastón Figueroa, delegado gremial y uno de los despedidos, en diálogo con Tiempo Argentino expresó que desde el momento de la notificación, no han tenido “comunicación con la empresa, solamente algunos contactos a través del sindicato”.

Y agregó: “Nos quedaremos acá hasta que algún representante de la empresa nos dé una respuesta que nos satisfaga: que nos paguen la indemnización que corresponde o nos reincorporen”.

Embed

Qué está pasando en Medamax

El pasado miércoles, la empresa no se presentó a la audiencia pautada en la delegación del Ministerio de Trabajo. A su vez, los trabajadores realizaron una denuncia penal porque no los dejaron ingresar a buscar sus pertenencias dentro de la sucursal.

No obstante, desde la empresa justifican el cierre de la sucursal con el artículo 247 de la Ley de Contrato de Trabajo, donde se puede cesar el contrato laboral por “fuerza mayor” y pagar únicamente el 50% de lo que corresponde y en varias cuotas.

En este sentido, Figueroa expresó: “A fines de año y principios de este, notamos una disminución en las compras de mercaderías, ellos adujeron que tenían una deuda, y por eso vendieron sucursales. Pero acá, estaban vaciando la mercadería de nuestra sucursal con ventas truchas y clientes truchos. No pudimos actuar en su momento porque no teníamos los medios”.

Embed

La amenaza en Quilmes

En la jornada del pasado viernes, los trabajadores despedidos se movilizaron en la sucursal de la empresa en Quilmes y recibieron una dura amenaza: fueron amedrentados con un arma de fuego.

Según expresaron en un comunicado, sucedió lo siguiente: “El jefe del personal de seguridad de la empresa mayorista, Emiliano Santos, primero empujó violentamente a algunos de los compañeros, sacó un arma de fuego y apuntó hacia el pecho a uno de los trabajadores despedidos. Posteriormente, tiró del percutor del arma hacia atrás y amedrentó a todos los presentes mostrando la pistola”.

Tras el incidente, se realizó la denuncia correspondiente.

TE PUEDE INTERESAR