Política y Economía
DUROS CRUCES

Trastienda de una tarde de furia en el Congreso de la Nación

La oposición insiste en sesionar de manera presencial a pesar del riesgo de COVID. Sergio Massa habló de "una orden" para evitar una sesión.

No hubo punto de encuentro. Después de ocho horas de intensa negociación, en la que por momentos desde ambos lados dejaban trascender la posibilidad de un inminente acuerdo, Sergio Massa cerró las puertas de su despacho y se dirigió al recinto. Fracasó el intento de acordar una nueva manera de sesionar en Diputados y desde Juntos por el Cambio ya anticiparon que impugnarán la sesión.

“Hay quórum”, aseguró el presidente de la Cámara cerca de las seis y media de la tarde cuando sonó la chicharra. Mientras el bloque del Frente de Todos se conectaba –algunos desde sus casas, otros desde sus despachos-, los 94 diputados opositores de la UCR, el PRO y la Coalición Cívica se sentaron en sus bancas a sabiendas de que la decisión ya estaba tomada: “Se vote como se vote, vamos a impugnarla”.

TE PUEDE INTERESAR

La jornada en el Palacio comenzó a las once de la mañana. Sobre la mesa se discutió durante horas el fino tecnicismo con el que Juntos por el Cambio sostenía que, vencido el pasado ocho de agosto el protocolo para sesionar de forma virtual por la pandemia de Covid-19, se necesitaba la presencia física de 129 diputados para retomar la actividad parlamentaria.

Desde el Frente de Todos y sus bloques aliados sostuvieron que la renovación del protocolo no requería condiciones especiales y que podía ser votada de modo virtual. Cabe destacar que incluso la izquierda, con Romina Del Pla y Nicolás Del Caño como representantes, accedió a sostener la modalidad virtual y sólo se opuso a una eventual sesión con los 257 diputados presentes, dado que resulta imposible garantizar las medidas sanitarias de distanciamiento social.

Durante las ocho horas de reunión, poco y nada se habló sobre la emergencia en el turismo, la cultura y las reformas a la Ley de Pesca. “La agenda es otra, los temas centrales son la Reforma Judicial y el nuevo esquema para el pago de los jubilados. Esos son debates que tenemos que poder dar cara a cara y no de esta manera”, reconoció Cristian Ritondo, presidente del bloque del PRO.

Lo que estaba en puja no era el voto virtual, sino los proyectos que el Gobierno busca tratar antes de fin de año. A los enumerados por el presidente del bloque del PRO se suman, también, el Aporte Solidario Extraordinario y la presentación del presupuesto 2021, que será enviada el próximo 15 de septiembre por Santiago Cafiero.

“Están cumpliendo las órdenes que les llegan desde Europa”, chicaneó un diputado del Frente de Todos que participó desde su casa de la sesión. “Está claro que lo que buscan es demorar los tiempos y poner trabas en la agenda parlamentaria que está impulsando el Gobierno. Por fuera de la Reforma Judicial, es imperioso que se trate el proyecto del Aporte Solidario Extraordinario. Hay una doble vara: para algunos temas no hay problema con la modalidad remota, pero para los proyectos que no quieren que salgan es imperioso que sea presencial. No tiene coherencia el planteo”.

La primera propuesta del oficialismo fue en línea con el protocolo planteado para la sesión de hoy: una planta mixta. Ante la negativa de los bloques opositores de mantener el funcionamiento remoto, Massa activó el domingo por la noche el protocolo sanitario para aquellos diputados que anticipaban se harían presentes en el Palacio. La oferta se extendió para el futuro. “Si quieren venir, tienen el recinto para ustedes. Pero no pueden obligar a otros legisladores a que se expongan en el marco de esta pandemia”, se sostuvo en la reunión.

“La novedad que hay específicamente hoy es que evaluamos la posibilidad de incorporar las galerías y los balcones de las galerías para que los legisladores puedan hacer uso de esos espacios y garantizar así el cumplimiento de la distancia social. Siempre con tapabocas y, en ese caso particular, nuestra recomendación fue sumar una máscara facial para evitar que se aerosolice sobre los que están en el recinto”, especificó a Infocielo Marcelo Halac, director médico de la Cámara. Aunque estaba todo preparado para habilitar las bandejas del recinto, no fue necesario. Si bien se esperaba la presencia de 166 legisladores, sólo 94 se hicieron presentes en el Palacio.  

La contraoferta de Juntos por el Cambio fue otra: prorrogar por treinta días el Protocolo de Funcionamiento Parlamentario remoto, con la condición de que “todo proyecto relativo al Poder Judicial y al Sistema Previsional sólo pueda ser tratados en forma presencial”. Accedieron, además, a que “mayores de 60 años, embarazadas o personas incluidas en los grupos de riesgo que así lo soliciten puedan participar a través del sistema telemático”.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión