Política y Economía
MANO A MANO CON INFOCIELO

Durañona: "Kicillof y el Gabinete tienen que asumir la coordinación política"

Francisco Durañona traza un balance de la labor en el Senado y analiza las tensiones políticas en el oficialismo y la oposición.

El año legislativo de la Provincia acaba de terminar y en el Senado el oficialismo puede darse por satisfecho: en minoría, logró sancionar la primera Ley de Presupuesto de la gestión de Axel Kicillof, además de lograr acuerdos para aprobar medidas importantes como la Ley de Víctimas, donde alcanzar el acuerdo con la oposición no era tarea sencilla.

Por eso Francisco Durañona, ex intendente de San Antonio de Areco, senador por la Segunda y presidente de la comisión de Legislación General, deja ver optimismo. Aunque puede tener que ver con su propia naturaleza. “Cuando se vuelva a la normalidad imagino una etapa muy interesante. Positiva, porque el envión que se va a pegar es indiscutible. Ya estos meses un poco de eso se vio”, es lo primero que dice, mano a mano con INFOCIELO.

TE PUEDE INTERESAR

La relación entre el oficialismo y la oposición parece haberse normalizado después de un arranque tumultuoso, a fines de 2019, ¿cómo lo leés vos?

Es una reedición de lo que fue el principio de la relaciona Kicillof-Vidal, que se fue ensombreciendo a medida que aparecieron distintos factores en el frente interno de la oposición. Es lógico en el primer año pos derrota electoral, que forzó posicionamientos que generaron rispideces que se notaron a lo largo del año en el funcionamiento de la Legislatura.

En los temas centrales, de fondo, habiendo transitado un año largo, la oposición tiene que tomar definiciones con más claridad que la que tenía a principio de año. Veo un resultado final en una sintonía de diálogo político razonable, sano e imprescindible por las circunstancias del equilibrio de mayorías que hay en la Legislatura.

Hubo momentos tensos en la relación con la oposición, como la aprobación de los 41 pliegos judiciales que propuso María Eugenia Vidal.

Me parece importante decir que moleste o no moleste, hayan sido acuerdos políticos de su momento, personalmente defiendo la absoluta legitimidad que tiene este Gobernador y cualquier otro respecto de designar jueces en la provincia de Buenos Aires. De hecho, es un actor más que fundamental en la participación de la designación de magistrados. Con toda lógica el Gobernador pidió que se retiren los pliegos para formar parte del análisis. Pero se aprobaron por la fuerza. A mí no me gustaría ser un juez o jueza designado por esta manera.

¿Van a seguir apareciendo interlocutores laterales?

Aparecen, hicieron fuerza, pujaron. Habrá que analizar si fracasaron o no pudieron consolidar lo que pretendieron, o si todavía esta discusión no está terminada. No me animo a decir ninguna conclusión. Pero es evidente que tantos forcejeos de distintos ámbitos fortalecen a quien todavía mantiene su don de liderazgo en la Provincia, incluso siendo ya casi una verdad escondida que María Eugenia Vidal está coqueteando con la ciudad.

WhatsApp-Image-2020-08-24-at-15.05.09.jpeg
Francisco Durañona, optimista sobre la relación con la oposición

Francisco Durañona, optimista sobre la relación con la oposición

¿Es similar a lo que le pasaba al FpV en 2016 y 2017?

Tiene que ver con el fracaso de los que quisieron ponerse al frente de una nueva etapa y no lo lograron. A nosotros nos paso lo mismo, no me burlaría de eso. Quisieron ser negociadores y principales opositores, las dos cosas a la vez. También hay que marcar la virtud de que ellos lograron mantener la unidad. El hecho de tener mayoría en el senado hace que también sea un acto de supervivencia.

Dentro del oficialismo también pareciera haber ruido, ¿cómo están las cosas hoy?

Hay ruido, es vox populi, hay tensiones en cuanto a la actitud política del Ejecutivo, los intendentes y el legislativo, la coordinación política entre esos sectores. El Gobernador y el gabinete tienen que asumir esa coordinación. Personalmente no me ha pasado eso, he tenido canales de diálogo interesantes, pero sí es cierto que hay una desatención, una desconsideración al rol político.

Puede ser que se haya puesto el eje en laburar, en ordenar expedientes, que es clave y se hizo, en un año de pandemia y con poco personal. Se presentaron informes a la comisión bicameral, el plan quinquenal, se aprobó el Presupuesto, la Ley Impositiva y todos los proyectos para concretar el plan ambicioso de inversión pública. Eso va a pasar, pero la falta de coordinación política hace que se ponga lento, que genere incomodidades. El ruido es la falta de consideración en la relación política con los sectores que integran el oficialismo.

¿Y en el Gobierno nacional?

Es otra cosa. Hay otros problemas, por ejemplo la falta de un gabinete integrado. Se trabaja mucho en compartimientos estancos por la lógica de nuestra coalición, que tiene mucha diversidad y se ve plasmada en el reparto de funciones ministeriales. A veces hay distintas miradas sobre cuestiones de fondo que son las que puso en tensión Cristina.

Esos mensajes, dichos abiertamente, ¿suman o restan?

Cristina está en un lugar de relevancia cultural dentro de la política del campo popular que obliga a que se exprese de esa manera, dado su rol político, su relevancia y dada la condición de que es mujer. Ella expresa claramente en su sinceridad política -es el nombre de su libro y no es casualidad-, su perfil de mujer en la política. Eso me cabe mucho. Suma, ordena, tensiona y no andamos con sarasa cuando todo el mundo sabe que hay tensiones. Prefiero que sea transparente.

WhatsApp Image 2020-12-18 at 20.14.36.jpeg
"Los ministros que tengan miedo busquen otro laburo" dijo Cristina Fernández de Kirchner en La Plata

"Los ministros que tengan miedo busquen otro laburo" dijo Cristina Fernández de Kirchner en La Plata

La autonomía municipal se puso en discusión todo el año, por la pandemia. ¿Es el momento para discutirla definitivamente? ¿Cuándo va a ser el momento?

Es lo que promovemos desde el Movimiento Arraigo, es lo que sucede en los principales países del mundo en materia democrática. Entiendo que es la característica principal de este siglo: un esquema donde la implementación de políticas públicas y las repuestas a las demandas del pueblo tienen que ver con la cercanía.

Nadie en San Antonio de Areco va a ir a Buenos Aires o a La Plata a pedir una audiencia con un Ministro. Va a hacerle toda la demanda a la autoridad local, incluso las que no le corresponden. Es una tensión, más para el peronismo, porque significa redistribuir el poder y federalizar el poder. No es una discusión de recursos, va más allá, y el peronismo tiene que liderar eso. Hay que animarse; es una decisión difícil, es una nueva era que la Argentina viene consolidando al revés, que tiene que ver con la concentración.

¿Hay que ir a una Constitución o seguir emparchando?

Es imprescindible una nueva Constitución en la Argentina. Hoy tenemos un carro de hace un siglo y medio atrás, que tiene ruedas cuadradas. Es difícil, podés tener un excelente piloto que lo haga andar mejor, pero nunca vamos a poder competir verdaderamente. Hay que organizar la estructura del Estado en base a las demandas del siglo y a lo que nos propusimos como organización nacional: ser un país federal que respeta a las regiones y a sus riquezas. Se está consolidando el modelo opuesto y estoy convencido de que el objetivo final es una nueva constitución. Pero hoy con la que tenemos, que es Federal, tenemos amplias posibilidades de avanzar en reformas profundas, principalmente en la Justicia.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión