Sin Driussi como opción, lo de Nacho quedó estancado