Política y Economía
OPINIÓN

San Miguel: Pandemia, salud y doble vara del municipio

"Haz lo que yo digo, pues no lo que yo hago", es el criterio con el que el municipio de San Miguel gestiona la pandemia por coronavirus. El rol de De la Torre.

La pandemia que desde hace ya un año y medio azota al mundo, expuso las diferentes reacciones de la dirigencia política, principalmente de los oficialismo, para hacer frente a la situación sanitaria.

En nuestro país -como en el mundo- la dinámica del virus y las nuevas cepas, sumado a la complejidad de la realidad social y económica de la Argentina, no hizo para nada fácil el manejo de la pandemia, sencillamente porque no se limitó estrictamente a un tema de salud. Veníamos de un deterioro social muy grande en los últimos cuatro años de Cambiemos, que indefectiblemente se acentuó con la pandemia.

TE PUEDE INTERESAR

A partir de esa realidad, existió en el comienzo una suerte de pacto entre todos los sectores políticos para abordar este proceso en conjunto, poniendo la salud de los argentinos y argentinas por sobre cualquier diferencia. Pero eso no duró demasiado. Lamentablemente, la oposición, especialmente Juntos por el Cambio, empezó a poner palos en la rueda y a politizar la crisis sanitaria sin importar el costo. Si bien esta campaña en contra del Gobierno ha sido transversal dentro de JxC, hay un caso testigo, notable, que grafica a la perfección el dicho de “haz lo que yo digo, pues no lo que yo hago”: el Municipio de San Miguel.

Ubicado en el noroeste de la provincia de Buenos Aires y conducido por Joaquín de la Torre, en medio de la pandemia, donde mueren cientos de personas por día y se contagian de a miles, y donde las terapias intensivas están al límite, ese distrito se da el lujo de agitar un conflicto con médicos y personal de salud del hospital municipal Dr. Raúl Larcade . Pese a la gravísima situación sanitaria que atraviesa el AMBA y el conurbano en particular, hay un municipio que va a contramano y que hace más de 6 meses no resuelve la situación con el personal del principal hospital que tiene a cargo. Tal es la gravedad de la situación que como consecuencia de un largo desgaste y de negociaciones poco fructíferas, más de 50 médicos renunciaron a su cargo, lo que compromete el funcionamiento operativo del hospital.

El trasfondo del conflicto está ligado a una demanda lógica por mejoras en las condiciones de trabajo, mejoras salariales y de infraestructura edilicia. ¿Se puede especular con esto en medio de una pandemia? Sobre todo, ¿se puede negociar con quienes cuidan la salud de todos los argentinos y ponen su vida en riesgo por la de los demás? Lo que resulta más curioso aún, es que se trata del mismo municipio que hace campaña criticando la estrategia sanitaria del gobierno nacional y provincial, que cuestiona la falta de presencialidad en las escuelas, y que pide celeridad en la llegada de las mismas vacunas que antes criticaba.

En definitiva, la doble vara con la que actúan y juzgan en medio de la peor pandemia de la historia, no hace otra cosa que visibilizar la mezquindad política de aquellos que buscan anclar su mensaje desde un faro moral que no practican en los hechos.

*El autor es vicepresidente de la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA)

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión