Política y Economía
Sin Ministerio de Salud

Advierten sobre el riesgo sanitario de demorar la vacunación antigripal

La vacuna se debe distribuir entre febrero y marzo a los 8.600 vacunatorios de todo el país. Pero Nación todavía no inició la logística y tampoco hay campañas de información.

El ex ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Collia, advirtió hoy sobre el riesgo sanitario que supone la demora en el envío a las provincias y los municipios de la vacuna antigripal, indicada para prevenir esa infección respiratoria y disminuir su gravedad en las personas con mayor riesgo de complicaciones, alrededor de nueve millones de argentinos.

“Hasta 2015 recibíamos la vacuna antigripal a fines de febrero, lo que nos permitía planificar y comenzar a mediados de marzo con la vacunación del personal de establecimientos de salud, pero después empezaron los retrasos y este año, ya en pleno abril, todavía no arrancó la vacunación antigripal porque el Gobierno nacional ni siquiera distribuyó las dosis”, remarcó el médico.

TE PUEDE INTERESAR

Collia se lamentó porque “se perdió todo marzo para inmunizar contra la gripe a los grupos de riesgo que deben ser protegidos. Es el mes en el que históricamente se inicia la campaña contra la gripe, ya que se necesitan dos semanas para generar anticuerpos para defenderse de la gripe, evitar internaciones y hasta el riesgo de morir, que es lo más importante que previene la vacuna”.

Sobre este punto, pidió “dejar muy en claro” que la vacuna “necesita de un tiempo para generar los anticuerpos para defenderse de la gripe, evitar internaciones y hasta el riesgo de morir, sobre todo en la población más vulnerable”.  La preocupación es mayor, apuntó, “porque  ahora desde el Gobierno dicen que la vacuna va a llegar a mediados de abril, recién para cuando está previsto un descenso de las temperaturas”.  

“Si nos ponemos a pensar, el primer inconveniente es no tener Ministerio de Salud para agilizar los procedimientos que corresponden, como por ejemplo la compra de vacunas. De hecho también se ha discontinuado la logística de otras vacunas”, señaló Collia y agregó que “no es la primera vez que sucede, podríamos decir que es una política, donde el ajuste lo sufre la población más vulnerable”.

En 2009, Argentina decidió producir la vacuna antigripal para hacer frente a la pandemia de una manera eficiente. “El gobierno de Cristina, con el ministro Manzur, empezó a trabajar con el subsector privado para producir la vacuna y no tener que depender de la importación”, recordó Collia al destacar que la logística de distribución a los 8.600 vacunatorios del país “es compleja y lleva su tiempo”.

También cuestionó la “ausencia de campañas de comunicación, que son claves para empoderar a la población sobre lo que debe hacer, sobre todo en un contexto mundial de creciente resistencia a la vacunación. Si aparte tenemos poco presupuesto, se subejecuta y no llegan las vacunas en el momento que tienen que llegar, se agrava cada vez más la situación”.

Para Collia, este escenario “va en detrimento de la salud colectiva de la población, porque no nos olvidemos que la vacunación genera una inmunidad de rebaño, un concepto que expresa la protección de un grupo ante una enfermedad infecciosa gracias a la presencia de una masa crítica de individuos que son inmunes a la misma”.

La vacuna antigripal fue incorporada al calendario nacional de vacunación en 2011. “La verdad es que si hubo una política de Estado que no tuvo la dimensión suficiente fue haber pasado de 6 vacunas a 19 en el calendario. Hoy, muchas de esas vacunas están en falta o tienen entregas discontinuadas”, apuntó Collia.

Quiénes esperan por las vacunas:

1. Personal de salud

2. Embarazadas y Puérperas

3. Niños de 6 a 24 meses de edad

4. Personas entre los 2 años y hasta los 64 años inclusive, con factor de riesgo (obesidad, síndromes genéticos, enfermedades respiratorias crónicas, cardiopatías, diabéticos, inmunosuprimidos, oncológicos, patología renal). 

5. Todos los mayores de 65 años

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión