Del consultorio al parral

Kiwis Saladillo: un emprendimiento fuera de lugar

En Saladillo, plena pampa bonaerense, floreció un emprendimiento que logra una verdadera proeza: vender alimentos más baratos.

En medio de un aumento sostenido de la canasta básica de los alimentos, un kinesiólogo de Saladillo cultiva sus propios kiwis y los ofrece en ferias de la región a mitad del precio de mercado.

—Vamos a plantar 300 plantas de kiwi. Para eso tenemos que armar un parral, hacer un pozo de 40 metros con una bomba sumergible, una estructura antigranizo, una cortina de casuarinas para hacer reparo, un sistema de riego... —proponía Oscar.

TE PUEDE INTERESAR

— ¿Qué me vas a armar todo ese circo acá? ¿Estás loco? —respondería su madre.

—Sí.

Diez años después ambos tenían razón. Corría la primera década del 2000 y un kinesiólogo saladillense un poco cansado del trabajo en consultorio decidió armar un “circo” en media hectárea del campo de su familia. Esa superficie, de aproximadamente dos veces el tamaño del Estadio Monumental, es la única plantación de kiwi de la región centro-norte de la Provincia de Buenos Aires con una producción de entre 6 y 9 mil kilos de fruta por año.

Parral_kiwis_saladillo.jpg
Las plantaciones de kiwi arman estructuras similares a las de un viñedo. Foto: gentileza Kiwis Saladillo.

Las plantaciones de kiwi arman estructuras similares a las de un viñedo. Foto: gentileza Kiwis Saladillo.

Todo comenzó con un ejemplar del árbol originario de China que estaba plantado en ese campo ubicado 8 kilómetros al norte del casco urbano de Saladillo. La planta nunca había dado ni un kiwi y Oscar De Luca quería saber por qué y cómo revertirlo. En su consultorio, radicado en Mar del Plata, surgió el contacto de un productor de la zona a quien fue a visitar a la plantación. Ahí comenzaron a aparecer respuestas.

“Cuando vi esa plantación me impactó, me encantó y dije: esto es lo que voy a hacer en el campo. Saqué fotos, se las mostré mis viejos y me sacaron como chicharra de un ala… Volando”, recuerda jocosamente el kinesiólogo en diálogo con INFOCIELO. Estaba en la región en la que se concentra el 80% de la producción nacional de este cultivo exótico y trasladar eso a la cuenca del Salado no sería sencillo.

El sudeste bonaerense tiene condiciones agroclimáticas marítimas que favorecen la producción, lo que hace que el área implantada vaya aumentando en forma exponencial desde los últimos 15 años”, explica Alejandra Yommi, ingeniera agrónoma del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Balcarce.

“Es la zona más importante del país”, completa la especialista en producción frutihortícola que lleva más de una década trabajando con productores regionales de kiwi. En la actualidad el núcleo productivo del kiwi va desde el partido de La Costa hasta General Alvarado y abarca alrededor de 600 hectáreas cultivadas.

Producción_kiwi_saladillo.jpg
El intendente de Saladillo visitó la plantación de kiwis y colaboró en la cosecha. Foto: gentileza Kiwis Saladillo.

El intendente de Saladillo visitó la plantación de kiwis y colaboró en la cosecha. Foto: gentileza Kiwis Saladillo.

¿Y en Saladillo? “Se deben complicar muchísimas cosas”, estima Yommi desde un punto de vista técnico. La ciudad, ubicada 180 kilómetros al sur de Buenos Aires, se destaca por su producción bovina y porcina y por buenos rindes de soja, trigo o maíz, pero de frutas no hay ni noticias. O al menos no había. Hubo que aprender, inventar herramientas caseras, sobrevivir inclemencias climáticas e invertir, pero la voluntad de Oscar ha sido implacable y el 2021 lo encuentra armando un nuevo parral para poner 100 plantas más.

El kiwi, a diferencia de los cultivos tradicionales, “requiere mucho trabajo manual”, cuenta De Luca y resume: “arrancamos en junio, cuando se cae la hoja, con la poda. Después hay que atar las ramas. En septiembre, cuando empieza a brotar, hay que cuidarla de la helada. Cuando están los pimpollos se ralea (se dejan menos de la mitad de los pimpollos). Y hay que esperar el momento de la polinización (que se hace a mano y supone adquirir polen a 2 dólares el gramo)”.

A principios de marzo, finalmente, comienza la cosecha que también es manual y requiere zarandear las frutas antes de embolsarlas. Oscar recolecta a medida que va vendiendo en las ferias de la zona. Tras un par de experiencias frustradas en el mercado central, el emprendimiento de De Luca fue declarado de interés municipal en Saladillo, tramitó las habilitaciones pertinentes y comenzó a participar de espacios como el Mercado en tu Barrio.

Mercado_kiwi_saladillo.jpg
Oscar De Luca y su esposa venden sus kiwis en ferias de la región. Foto: gentileza Kiwis Saladillo.

Oscar De Luca y su esposa venden sus kiwis en ferias de la región. Foto: gentileza Kiwis Saladillo.

En la actualidad, los kiwis saladillenses se comercializan en Las Flores, 25 de Mayo, Azul, Olavarría y en su ciudad de origen “a mitad de precio de lo que vale en una verdulería”, afirma el kinesiólogo, orgulloso.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) la inflación de febrero en el rubro alimentos fue del 3,8%. Iniciativas como las de Oscar De Luca son pequeñas excepciones que ofrecen un respiro al bolsillo ahogado. De todas maneras, viendo el panorama completo sería algo así como usar un balde para sacar el agua del Titanic.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión