Rock Bonaerense
Efecto coronavirus

¿Cómo se reinventa el rock platense?: Un estudio producirá canciones en vivo por Instagram

Desde Cultura Estudio armaron una alternativa para que, mediante transmisiones en vivo por instagram, se produzca la magia que el aislamiento se llevó. Tenés tiempo hasta el 3 de septiembre para mandar tu canción.

“Producimos tu tema, ¡en vivo!”, se anuncia en las redes sociales de Juan Manuel “Guachi” Calabró, guitarrista de Sueño de Pescado. La idea surge tras cinco meses de aislamiento obligatorio por la aparición de la pandemia de Covid-19, que dejó sin posibilidades de trabajar a los músicos en estudios de grabación.

Te puede interesar

“Empecé a grabar a los 17 años en la casa de mis viejos, me armé un estudio que se llamó la puertita, por la simple razón que la puerta era muy chiquita”, recuerda Gustavo Pronsky, dueño de Cultura Estudio y uno de los dos mentores del concurso que reavivó la llama, desde una de las ciudades mas rockeras del país.

Gustavo viene del under, al igual que el “Guachi”, y son dos de los músicos y productores mas reconocidos de la ciudad de las diagonales. “Venimos de diferentes palos con el Guachi. Él escucha una música y yo escucho otra. Si bien ambos tocamos en bandas de rock, venimos cultivados de maneras diferentes y es precisamente eso lo que nos da versatilidad, dinámica y mas herramientas a la hora de terminar trabajos”, afirmaba Pronsky, en una entrevista para Radio Pura Vida, el viernes por la noche.

Este es un estudio de barrio. Con una técnica muy avanzada, pero no deja de ser el fondo de la casa de Gustavo, “donde viene el Guachi a grabar las guitarras, Luís Ferreira las baterías y en donde nos juntamos a producir discos”, confiesa Pronsky.

Gustavo empezó tocando la batería electrónica en restaurantes de La Plata. “A los 22 años me casé con Sole y nos vinimos a vivir a Villa Elvira. Al año, y ya habiendo empezado a trabajar para una de las empresas más grandes del país como plomo y asistente de escenario, empezamos a construir en el patio de casa un estudio de grabación”, sigue relatando.

“El Nenu Muñoz (músico del under platense) lo bautizó “Gus-80. Con él hicimos cuatro discos tremendos en los que participaron entre 10 y 15 bandas, con artistas locales pero también varios ya consagrados, como Botafogo”, describe Pronsky sobre los inicios de Cultura Estudio.

A partir de esa experiencia, Gustavo terminó siendo amigo de los integrantes de esas bandas, que poco tiempo después empezarían a grabar sus discos con él. “El segundo álbum de La Pelada se hizo acá, con el Toro Sánchez”, cuenta a este portal. Esta fue una de las bandas más legendarias de la ciudad, del under mas under, y el “Torito” fue, sin lugar a dudas, uno de los músicos que más le entregó al rock platense.

Luego de muchos años de trabajo con bandas profesionales como operador de sonido (giras con Vox Dei, Carmen Flores, Pimpinela y Miranda, entre otras), Gustavo pudo equiparse a nivel tecnológico y el estudio empezó a profesionalizarse.

A la par de todo esto, Gustavo tocaba la batería y el bajo en bandas de rock locales como La Deriva, Blancos y Tintos y Vamos de Vuelta. “Hasta que me llegó la oportunidad de formar parte de un gran equipo de trabajo de forma horizontal: una cooperativa de trabajo cultural, llamada Entrelazarte”, recuerda.

“Ahí formamos Club Cultura”, y trasladó su estudio de grabación para trabajar desde allí. Pero al poco tiempo las reiteradas clausuras de parte de la municipalidad los llevó  a bajar las persianas y a regresar al fondo de su casa. “Fue en ese momento en el que decidí que el espacio se iba a llamar para siempre Cultura Estudio”, asume Gustavo.

Pero volvamos al concurso, porque Gustavo no está solo en esta aventura pandémica. Lo acompaña uno de los integrantes de, quizás, la banda de rock con mas proyección de la ciudad de La Plata.Juan Manuel “Guachi” Calabró, compone y toca rock del bueno desde hace mas de 20 años. “Lo mejor que pudieron decirme cuando era chico es que nunca iba a tocar la guitarra”, recuerda el músico que acaba de cumplir 36 años.  

El “Guachi”, fue parte de Don Lunfardo y el Señor Otario, banda con la que aterrizó por primera vez en los estudios de Gustavo Gauvry y nunca mas abandonó. Ya que tiempo después, grabó los cuatro discos de Sueño de Pescado, con él.

Pero Juan Manuel, aprendió de lo bueno y de lo malo de las personas con las que se topó. “Con mi primer banda arranqué a trabajar con computadoras e introducíamos secuencias electrónicas a las canciones. Golpeé un par de puertas en aquellos años, y hoy me doy cuenta que aquellas personas se guardaban la información”, explica Juan.

Pero también recuerda un dato que fue un puntapié para seguir aprendiendo. En la presentación del disco de Gustavo Cerati, Ahí Vamos, “la gente de la producción estaba repartiendo gacetillas en las que contaban los programas que usaban y el detalle de todo lo que usaban para meterle tecnología a las canciones. Llegué a mi casa y me puse a investigar”, recuerda el músico.

Con respecto al estudio en el que trabaja junto a Pronsky, afirma que “es un lugar en el que le aportamos a los artistas la parte técnica, que es lo que Gustavo sabe mas a fondo, y yo desde mi instrumento”. Aunque también se encarga de resaltar que, “nosotros somos cero academia, lo que aprendimos es de nuestro paso por bandas y de data que nos compartieron otros productores”.

En Cultura Estudio, a raíz de la pandemia no están recibiendo bandas. “Por eso surgió este concurso en el que nos mandan una canción con un click (tiempo) y desde acá y con los instrumentos virtuales, armamos la canción. Esa va a ser una de las posibilidades”, adelanta Calabró.

Con respecto a la selección de la canción ganadora, “la idea es escucharlos y darle una oportunidad a todos los temas. Elegir el que nos quede más cómodo a la hora de ejecutar. Nosotros vamos a grabar los bajos, baterías, guitarras, sintetizadores, y todo lo que haga falta para devolverles el tema resuelto”, explica el “Guachi”.

Por ultimo, ambos dejaron en claro que el concurso no es más que una excusa para entablar relación con los artistas que se encuentran aislados y sin posibilidades concretas de pasar con su música por un estudio y avanzar sobre sus obras. “Mas allá de la canción que elijamos para producirla en vivo por instagram, nuestra idea en mantener comunicación con los chicos que manden su material y mostrarles que ellos mismos pueden tener herramientas e independencia para hacerlo solos”, explica el “Guachi”.  

Hay que destacar que a los pocos días de publicado el concurso, ya habían llegado más de setenta canciones al e-mail del estudio. “Como somos dos apasionados de esto, ambos sabemos que al final vamos a terminar haciendo todas las canciones que lleguen”, se sinceraba Juan Manuel.  

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión

Dejanos tu opinión