Rock Bonaerense
Aniversario

Appetite for Destruction: A 33 años, escuchá el primer álbum de los Guns N’ Roses

Con más de 35 millones de copias vendidas en todo el mundo, Appetite for Destruction es considerado el mejor álbum de hard rock de los 80.

Corría el año 1985 en Los Ángeles, California cuando los entonces jóvenes Axl Rose, Izzy Stradlin, Duff McKagan, Slash y Steven Adler acababan de formar Guns N’ Roses, banda con la que comenzaron a realizar giras un tanto desorganizadas en varias ciudades de Estados Unidos.

Fueron muy bien recibidos en los clubs de Hollywood donde tuvieron su golpe de suerte al llamar la atención de una renombrada disquera, con la que grabaron el EP Live ?!*@ Like a Suicide de cuatro canciones en 1986. Casi un año más tarde, cobraría vida el que sería uno de los álbumes más influyentes de hard rock de todos los tiempos.

Te puede interesar

Lanzado oficialmente el 21 de Julio de 1987, Appetite for Destruction, con una controversial portada que mostraba una escena surrealista de un “robot violador”, la cual tuvo que ser reemplazada por el conocido crucifijo con las caras de los integrantes de Guns N’ Roses, en forma de calaveras.

Muchos críticos atribuyen el increíble éxito y recibimiento del álbum al contenido explícito del siempre tabú "sexo, drogas y rock and roll", el cual era evidente en la letras de cada composición; siendo acompañadas de riffs bestiales, solos inquietantes, impecable bajo y batería, y sobre todo, una energía vocal impresionante.

Otro matiz importante que se encuentra en esta verdadera obra maestra del rock, es que en cada canción sobresalen las historias personales de los integrantes de la banda.

Por ejemplo, el segundo sencillo “Welcome to the Jungle”, fue escrito por Axl Rose después de su llegada a Nueva York. Allí se encontró con un vagabundo que le dijo “¿Sabes dónde estás? Estás en la jungla, nene, ¡vas a morir!”. Otro ejemplo es “Mr. Brownstone”, en donde claramente evocan los problemas de heroína de los músicos de la banda.

Con una duración de casi 59 minutos, la voz perfecta de Axl, los instrumentos brillantemente tocados, sumado a las feroces letras autorreferenciales y a la guitarra de Slash en primer plano, estos doce temas lograron ser el claro ejemplo de todo lo que estaba bien en una banda de rock.

Además de la ya mencionada “Welcome to the Jungle”, se desprenden éxitos como “Paradise City”, “Nightrain” y “Sweet Child o’Mine”; sobresaliendo este último por ser una balada inspirada en un poema de Axl a su entonces novia, en el cual Slash interpreta uno de los más icónicos riffs y solos en la historia de la banda. Paradójicamente, esta canción jamás fue de su total agrado.

Aplaudido por revivir la real estructura del rock comercial en un tiempo en que la música disco y el glam metal arrasaban por completo, Appetite for Destruction, se ha convertido en un disco esencial para los amantes del heavy metal y sus subgéneros, siendo el álbum debut más vendido en todos los tiempos. Escuchá el disco completo, acá.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión

Dejanos tu opinión