Rock Bonaerense
COBERTURA

Cosquín Rock 2022: un bello retorno a la vida que teníamos

Con el espíritu "ricotero" de Skay Beilinson, la fiesta de Wos, el sello platense de Guasones, El Mató y Sueño de Pescado, pasó el Día 1 del Cosquín Rock.

Pasó la primera jornada de Cosquín Rock y fue una fiesta que alivió el alma de los presentes. Tocaron Babasónicos, Ciro y Los Persas, Turf, Los Auténticos Decadentes y Trueno, entre otros, ante 45 mil personas que coparon el Aeródromo de Punilla con sed de música y festivales masivos.

_CRO0273.jpg

Más de dos años tuvieron que pasar para que luego de aquel cierre a puro rock con los Ratones Paranoicos en el último Cosquín Rock (febrero de 2020) hasta ayer, un sábado tremendamente soleado, en el que desde un rincón de las sierras se escucharon los primeros acordes de Inazulina y Zenón Pereyra, quienes fueron los encargados de abrir la edición 2022 del festival, jornada inaugural que juntó a 45 mil personas de todo el territorio nacional alrededor de las más de setenta bandas repartidas en nueve escenarios. Claramente lo que se vio no fue solo rock and roll, pero nos gusta. Una mixtura de rock y rap, blues y pop, cumbia y electrónica, al aire libre y con la vista más envidiado de los festivales del mundo: la sierra cordobesa.

Te puede interesar

_CRO0472.jpg

Al igual que la última vez, el de Wos volvió a estar entre los shows que más gente juntó. El rapero brilló junto a su banda y la gente quedó obnubilada. Sonaron los nuevos temas de Oscuro éxtasis, disco que editó a finales del año pasado. Así, el vuelo introspectivo de “Culpa” -con un Ricardo Mollo hecho avatar desde las pantallas- y el jolgorio catártico en “Niño gordo flaco” engrosaron un repertorio vital donde temas como “Fresco” y “Púrpura” (con la que suele cerrar) ya son los clásicos.

_CRO0519.jpg
_CRO0661.jpg

Y así, le dejó el escenario caliente a Skay Beilinson, con quien después tuvieron un afectuoso encuentro en camarines: “Música, simplemente música. Gracias”, celebró el guitarrista junto a la foto del momento.

Más tarde, Wos sería parte del show de Ciro y Los Persas (reeditó su freestyle para volver a actualizar la añejada “Pistolas”, de Los Piojos) y le gritó en la cara al público más federal del rock de argentina eso de que él y Trueno (y toda su generación) son “el nuevo rock & roll”, como firmaron en “Sangría” y como había causado revuelo entre los viejos amantes del género pesado. Aun dudamos que sean eso que dicen ser y solo la historia podrá juzgarlos, pero lo que sí sabemos es que se metieron de lleno en la cancha del rock nacional, todos saben quiénes son y lo que hacen en vivo -que es mejor que lo que se escucha en sus plataformas, claro está-.

Skay Beilinson - “el corazón de Patricio Rey”, como lo definen sus seguidores- dio una clase magistral de rock mientras el sol comenzaba a caer en la sierra. Además de las propias “Oda a la sin nombre” o “El golem de Paternal”, el público explotó con las versiones de “Ji-ji-ji”, “Criminal mambo” y un medley en el que hiló “El pibe de los astilleros” a “Nuestro amo juega al esclavo”. Pero el espíritu ricoteró continuó en el aire y entre sus clásicos piojosos y propios Andrés Ciro sorprendió con una versión de “Me matan, Limón”, aquella crónica sobre los últimos minutos de Pablo Escobar que delineó el Indio Solari en 1996.

_CRO0459.jpg

Babasónicos con un set cortito y al pie, cargado de distorsión: “Sin mi diablo”, “Cretino”, “Desfachatados”, “Los calientes” y “La izquierda de la noche”, su canción más nueva pero que ya caló hondo entre sus seguidores. En tanto, Los Auténticos Decadentes fueron el número final de la noche, pasadas las dos de la madrugada del domingo. Pero antes habían brillado, en sus horarios respectivos, las bandas platenses que triunfan más allá de las diagonales: Guasones, El Mató y Sueño de Pescado. Estos últimos, vivieron el segundo Cosquín Rock de su carrera y vienen de la pérdida irreparable del guitarrista y co-fundador: Juan Manuel Calabró, “el Guachi”, todo un desafío.

Cosquín Rock
Santiago Motorizado, en acción: El Mató... fue parte del primer día del regreso del Cosquín Rock 2022.

Santiago Motorizado, en acción: El Mató... fue parte del primer día del regreso del Cosquín Rock 2022.

Por su parte, la banda de Joaquín Levinton, Turf, levantó la tarde con la novedad “Gatitas y ratones” (con insert de la melodía de “Beijo”, de Earth, Wind & Fire, inmortalizada en la cortina de Las gatitas y ratones de Porcel), pero también con inoxidables como “Loco un poco”, “Magia blanca” y una sorpresa: “Lamento boliviano”, el hit de Enanitos Verdes.

Cosquín Rock
Turf en el Cosquín Rock 2022

Turf en el Cosquín Rock 2022

_CRO0190.jpg
_CRO0377.jpg

Un Festival mueve mucho más que el espíritu: da trabajo

Cuando hablamos de la vuelta a los festivales, además de enfocarnos en los artistas y el encuentro cara a cara con su publico, pilar fundamental reconocido por ellos mismos desde siempre, se está hablando del regreso al trabajo. Ayer, muchas familias pudieron volver a trabajar, dentro y fuera del Cosquín Rock, porque se moviliza tanta gente que es necesario movilizar también a la provincia entera, en este caso Córdoba. desde los stage, prensas, fotógrafos, medios de comunicación especializados, hotelería, gastronomía y gente que ofrece, por fuera del predio, lo que puede para sacar una ganancia realmente necesaria en los tiempos que corren.

Para este domingo 13, segunda y definitiva jornada del Cosquín Rock, se disfrutarán los shows de Divididos, María Becerra, Fito Páez, Airbag, Dillom, Las Pelotas y un cierre a puro cuarteto con La Mona Jiménez. Dándole cierre al bello retorno a la vida que teníamos.