Política y Economía
¿QUÉ HARÁN LOS INTENDENTES?

Reelecciones indefinidas: 4 planes para saltear la ley

La ley que limita las reelecciones indefinidas y pone en jaque los planes de muchos intendentes, tanto del oficialismo como de la oposición.

Nunca se fue, pero volvió a la escena bonaerense la polémica por la ley que limita las reelecciones indefinidas y pone en jaque los planes de muchos intendentes, tanto del oficialismo como de la oposición.

La ley provincial 14.836, que fuera sancionada en 2017 durante la gestión de María Eugenia Vidal, pone entre las cuerdas a más de un jefe comunal que tiene que salir a buscar un reemplazo de su ala antes de 2023.

TE PUEDE INTERESAR

La normativa marca que "durarán en sus funciones el término de cuatro (4) años y podrán ser reelectos por un nuevo período", pero aclara que "si han sido reelectos no podrán ser elegidos en el mismo cargo, sino con intervalo de un período", salvo que dejen el cargo antes de ocupar dos años del segundo mandato.

De 135 municipios de la Provincia de Buenos Aires, 96 intendentes son los que no podrán ser reelectos, 51 de Juntos; 41 del Frente de Todos y 4 vecinalistas.

Hoy, muchos de ellos buscan alternativas para "sortear" los efectos de la ley, al menos hasta 2027. Hay cuatro planes posibles.

2021_09_23_AK_Reunion con intendentes_001.JPG
Axel Kicillof mantuvo varias charlas con los intendentes por las reelecciones indefinidas

Axel Kicillof mantuvo varias charlas con los intendentes por las reelecciones indefinidas

Las estrategias posibles para sortear la ley

En primer lugar, la estrategia más usada hasta el momento por los intendentes para saltear la ley y poder volver por un nuevo mandato es la de renunciar al cargo antes de que se cumplan los dos años del mandato y virar hacia otros sectores, como la Legislatura o funciones ejecutivas. El mismo efecto produciría una licencia, siempre y cuando se extienda durante dos años o más.

Así fueron varios los que optaron por dejar el mando a personas de su entorno, pero hay muchos que ya miran el 2023 con desconfianza, cuando se abran las PASO y tengan que poner en juego el poderío.

¿Por qué es esto posible? Por una "trampita" que introdujo, en el decreto reglamentario de la ley, María Eugenia Vidal.

“Determinar que la prohibición de reelección para un tercer mandato consecutivo establecida en los artículos 3° del Decreto-Ley N° 6769/58, 148° de la Ley N° 13688 y 13° bis de la Ley N° 5109 -todos ellos en los términos de la Ley N° 14836-, abarca a quienes habiendo sido reelectos en el mismo cargo para un segundo mandato consecutivo, hayan asumido sus funciones y ejercido por más de dos (2) años, continuos o alternados”, se lee allí. Esos "dos años continuados o alternados" son la clave que ilusiona a los jefes comunales y que explica el salto a la Legislatura y al Gobierno que dieron varios intendentes.

El decreto, una nueva ley o la intervención de la Suprema Corte

La segunda opción es que el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, pueda derogar la ley, algo que quedó descartado según explicó el propio mandatario a Infocielo.

"Nuestra posición no fue la de limitar los mandatos. Explícita, y así se votó en la Legislatura. No tengo una dificultad con esto. Veo que es un tema técnicamente estudiado, es legislativo: lo que se hace por ley se deshace por ley", afirmó.

Horacio Rodríguez Larreta e intendentes PRO
51 intendentes de Juntos también están al límite por las reelecciones indefinidas

51 intendentes de Juntos también están al límite por las reelecciones indefinidas

En tercer lugar, queda la opción de la intervención de la Suprema Corte de Justicia bonaerense si algún intendente decide presentarse para doblegar la ley, dado que se aplicó con carácter retroactivo.

Es decir, si un intendente fue electo en 2015 por segunda vez, no podría presentarse por un tercer mandato aunque la ley haya sido sancionada en 2017. De igual modo es alcanzado, incluso si cumplió un interinato, como el caso de Andrés Watson, en Florencio Varela.

La última opción es que se trate en la Legislatura bonaerense una ley de derogación de la normativa y se vuelva para atrás o, al menos, elimine el carácter retroactivo de la actual y comience a contar los mandatos posteriores.

Esa discusión sería compleja con la composición que mantendrá la Cámara de Diputados desde diciembre, además de que el oficialismo podría no contar con los votos del Frente Renovador, quienes impulsaron y apoyaron la ley cuatro años atrás.

Se trata de cuatro alternativas de mucha complejidad y alto costo político para cualquiera de los actores que decida dar el paso al frente y hacer el planteo de manera formal.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión