Judiciales y Policiales
CRIMEN EVITABLE

Quilmes: las palabras de un femicida a punto de matar

Lucas Nicolás Romero, el joven de 26 años acusado del femicidio de Nair Belén Digiglio en Quilmes, había publicado varios mensajes antes del crimen

Lucas Nicolás Romero, el joven de 26 años acusado de asesinar el lunes a su expareja, Nair Belén Digiglio, en el partido bonaerense de Quilmes, compartió el domingo último una publicación a través de sus redes sociales con una frase que decía "pisame, pero cuando me levante más vale que corras", acompañado de la palabra "Escorpio" -haciendo referencia a su signo zodiacal-, algo que se reitera en algunos de los más de treinta posteos que realizó desde su cuenta el día previo al hecho por el cual está detenido.

"Nunca me sentí tan mal emocionalmente como me estoy sintiendo últimamente, y si me preguntan cuál es el motivo, les juro que no lo sé. Es una acumulación de cosas que me preocupan, estoy cansado de todo", fue otra de las frases que compartió Romero ese mismo día.

TE PUEDE INTERESAR

"Por pendejo estaré soltero para navidad, nada me costaba hacerme el que no sabía que me engañaban", decía otro de los posteos compartidos de un tema reiterativo en sus publicaciones ya que el 17 de noviembre pasado había subido la siguiente frase: "Deja de preocuparte por la fidelidad de tu pareja si te va engañar, lo va a hacer aunque le pongas cadenas. La Lealtad es cuestión de voluntad, cada quien está donde quiere estar".

También el domingo último había subido un material hablando nuevamente de su signo que decía "#Escorpio se encuentra en continua lucha consigo mismo. Vive en un estado de rebelión y desafío constante, permanente. Entre lo que quiere y lo que debe, entre lo que gana y lo que pierde" y también a mediados de noviembre había compartido la siguiente frase: "Un brindis por los que ocultamos, la tristeza, la rabia, y el dolor, con una sonrisa fingida".

De un mes a otro, aumentaron un 50% los femicidios

LA AUTOPSIA

La joven de 23 años hallada asesinada ayer en una casa del partido bonaerense de Quilmes murió asfixiada, según determinó la operación de autopsia, indicaron hoy fuentes judiciales.

En tanto, el fiscal Martín Conde, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Quilmes, indagará en el transcurso del día al único sospechoso, identificado como Lucas Nicolás Romero (26), expareja de la víctima, Nair Belén Digiglio (23).

“Le puso algo que le obstruyó las vías respiratorias como puede ser una almohada o boca abajo contra el colchón”, indicó un vocero judicial.

EL HALLAZGO DEL CUERPO

El hallazgo del cuerpo de Digiglio se produjo ayer por la mañana en una vivienda de la calle 856 al 1.300, de la localidad de San Francisco Solano, en el partido de Quilmes, luego del llamado al 911 de un vecino.

Según las fuentes, al arribar al lugar, personal policial encontró a la joven muerta sobre la cama de una de las habitaciones, desnuda y con una lesión en el cuello.

En la vivienda se encontraba Romero, su expareja y padre de los dos hijos menores de edad de la mujer, que descansaban en otro dormitorio.

“Él (Romero) me dijo que era un robo, que forzaron y entraron. Me preguntó si escuchamos algo. La verdad no escuchamos nada. Escuchamos que subió rápido y me avisó que le entraron a robar”, explicó hoy Miguel, el vecino que llamó al 911.

El testigo aseguró que el presunto femicida “estaba en shock, como que encontró una escena rara” cuando ingresó a su vivienda y que le dijo que le entraron por una ventana del fondo y que él solo vio a lo lejos que la puerta de ingreso a la casa estaba inclinada.

“Los chicos se quedaron con nosotros hasta que vino la asistente social. Por suerte no se dieron cuenta lo que pasó”, añadió.

De acuerdo con los voceros, la pareja se había separado hacía unos meses y en esa casa residía él, que se desempeña como custodio privado; mientras que ella solía ir a cuidar a los niños cuando el joven se iba a trabajar.

Las fuentes señalaron que, en principio, el dueño de casa contó que la mujer llegó para cuidar a los hijos y él se fue para su lugar de trabajo, pero que al regresar poco después la encontró muerta y alertó a un vecino.

“El joven dijo que volvió al domicilio porque perdió la combi y también porque le quisieron robar”, explicó a Télam un vocero de la pesquisa que consideró que los dichos del ahora sospechoso resultaron contradictorios.

Además, el joven presentaba algunas lesiones que podría ser signos de la defensa ejercida por la víctima, quien también tenía sangre en las fosas nasales.

Los peritos también hallaron en la escena del crimen una sábana con manchas hemáticas.

“Hay una cámara que captó la llegada de la joven a la casa, pero no se lo ve a él salir de la misma”, agregó el pesquisa consultado.

Por todo ello, el fiscal Conde dispuso la aprehensión del custodio por el delito de “homicidio agravado por mediar relación de pareja”, y lo indagará en las próximas horas.

A su vez, los pesquisas establecieron que no había denuncias previas por violencia de género de la víctima contra su expareja, aunque Conde no descarta que se haya tratado de un femicidio cometido en ese contexto.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión