Deportes Infocielo
De la Provincia al mundo

Papelitos en la cancha: el ritual más popular cumple un nuevo aniversario

Una de las tradiciones más destacadas del folklore futbolero es el recibimientos de los hinchas hacías su equipos. Siempre con fervor, en 1961 un partido entre Banfield y Quilmes dio inicio a un ritual sin igual.

Ninguno de los hinchas que el 19 de agosto de 1961 estaban presentes en aquel Banfield – Quilmes de la segunda categoría de nuestro fútbol sabía que esa tarde iban a quedar en la historia. O quizás, mejor dicho, sí lo sabía, pero solamente los que se acercaron a acompañar al cervecero.

Ante la salida de los equipos la gente de Banfield quedó paralizada al ver como una lluvia de papeles cubría la tribuna visitante. Algo que nunca se había visto, ni en Argentina ni en el mundo. Un espectáculo único que fue el puntapié de cientos de recibimientos increíbles y de los más variados, pero ¿porqué los hinchas tiraron papeles?

TE PUEDE INTERESAR


Los libros de historia del fútbol argentino cuentan que, en aquel inicio de los ´60, lo que cayó sobre la cancha fueron 210.000 etiquetas de la tradicional cerveza de la ciudad y que acompaña al club desde siempre. La idea había surgido tiempo atrás pero recién se pudo llevar adelante frente al Taladro. La hinchada consiguió que la cervecera le otorgue miles de etiquetas en enormes bolsones de la marca que usaron para el traslado.


 

El innovador y deslumbrante espectáculo tendría múltiples réplicas y tuvo su pico de esplendor en el Mundial del ´78 donde Argentina como anfitrión, hizo gala de su invención ante el mundo para darle la bienvenida al equipo de Menotti durante toda la competencia.
 

 

Como suele ocurrir con lo desconocido, en principio fue mirado de reojo. Los medios de prensa atacaron con dureza a la hinchada de Quilmes por estimar que se ensuciaba el terreno de juego innecesariamente y la propia AFA multó a la cervecera por publicidad encubierta en el lanzamiento de sus etiquetas.


Por entonces la empresa cervecera no se hizo responsable, pero vio el asunto como una oportunidad de promocionar su producto y compensó pagando multas hasta que en un Quilmes San Lorenzo de 1962 los papelitos cayeron de los cuatro costados de la cancha, uniendo en el ritual a las dos hinchadas y al fútbol argentino todo en lo que fue el inicio de uno de los hechos folklóricos más pintorescos y representativos de nuestro fútbol.


Como todo lo que se futboliza en nuestro país se termina deformando y entonces llegaron las prohibiciones y los tironeos. En 1998 llegó el primer apercibimiento. Los entes de seguridad privaron el ingreso de los papeles, cómo también de las banderas grandes (podían esconderse objetos y agredir a otros con los palos), se prohibió el ingreso de pirotecnia y comenzó la veda de alcohol en los alrededores.


Según los entendidos los papeles podían ser iniciadores de incendios dentro de las tribunas con lo que ello concibe. Una de las particularidades con respecto al irrefrenable lanzamiento de papeles fue la amonestación que recibió Unión de Santa Fe “por demorar el inicio del juego”. Aquello ocurrió no hace mucho tiempo, era marzo de 2018.

 


 

 

El correr del tiempo hizo que el hecho de tirar papelitos sea una marca registrada y que sea utilizado para diferentes publicidades como la de TyC Sports previa al Mundial 2010, donde mostraba a fanáticos del mundo hablando sobre las costumbres de este suelo. Hoy en día el ingreso de papeles es controlado y de estar habilitados se los quita de los estadios con los “sopladores” y fin del asunto. Claramente el fútbol no necesita ser cuidado de un ataque de papel picado, pero si de sus propios hinchas.

 

 

 

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión