Sociedad
Inesperado

Cuando el ego gana por nocaut: Maravilla Martínez vuelve al ring con 43 años

El boxeador quilmeño decidió volver a subirse a un ring a cuatro años de su retiro oficial. Su rival será Julio César Chavez Junior, reeditando así el épico duelo que consagró al argentino en 2012. “El ego no me deja comprender que hay ciclos que respetar” dijo quien piensa volver antes de fin de año.

El relato, en forma de plegaria, de Walter Nelson en los segundos que precedieron a la obtención del título de Sergio Martínez, quedaron tan registrados en los fanáticos del deporte como aquel de Víctor Hugo Morales cuando Diego Maradona comenzaba su obra maestra en México.

El pedido desesperado “Salí de ahí Maravilla” que espetaba el uruguayo en los micrófonos que acompaño un país entero quedó grabado para siempre en la memoria popular. Tanto o más que aquella épica conquista, donde el nacido en Quilmes, luego de una histórica demostración boxística, le arrebató el título al mimado mexicano, Julio César Chávez Juniro, al que se expuso en los últimos rounds con una bravura difícil de explicar, aún años después.

TE PUEDE INTERESAR

A seis años de aquel logro y a 4 de su retiro oficial, Sergio Martínez tomó la decisión de volver a subirse a un ring. Con 43 años “Maravilla” volverá a subirse a un cuadrilátero ante un rival 11 años menor, al menos eso oficializó Chávez padre, representante del adversario “Pensé que era una broma. Pero creo que la pelea está casi ya cerrada para el 17 de noviembre y todo pinta para Texas en 168 libras (76,2kg)”.

En el peso está uno de los riesgos de esta vuelta. El quilmeño desarrolló su carrera como superwelter y luego pasó a los medianos donde fue campeón, siempre dando esa ventaja en el físico. Martínez vuelve luego de severas lesiones en su rodilla izquierda, las mismas que lo hicieron declarar hace un tiempo que “Ya pase los 40 años, se me notan las arrugas y el pelo se me está cayendo. Ya soy un ex boxeador, mi rodilla está destrozada. Sin embargo, el ego no me deja comprender que hay un ciclo que respetar

Ese ego, combinado con su enorme capacidad física y quizás la posibilidad de limpiar la imagen dejada en sus dos últimas presentaciones (pobre victoria contra Murray en cancha de Vélez y derrota antes del límite frente a Cotto en el Madison) hacen que Maravilla apueste a los guantes, una última vez.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión