Sociedad Turismo
PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Quesos, chocolates y trufas: dos pueblos bonaerenses para disfrutar de la producción local

En la provincia de Buenos Aires, hay pueblos que reciben a turistas con circuitos de productos regionales y proponen experiencias únicas.

Si te gusta recorrer la provincia de Buenos Aires, conocer los paisajes, comidas y costumbres de cada zona, hay algunas localidades que se destacan por su producción local. Se trata de pueblos ubicados al sudoeste bonaerense que reciben a turistas con circuitos de productos regionales que se volvieron emblemáticos y proponen experiencias únicas.

La Subsecretaría de Turismo bonaerense propone dos destinos bonaerenses para disfrutar del campo y la producción local de trufas, quesos, chocolates y arándanos: manjares que ofrecen Coronel Suárez y Pigüé, ciudades que "otorgan sensaciones únicas al viaje".

TE PUEDE INTERESAR

Dos destinos bonaerenses para disfrutar de la producción local

Arándanos y chocolates en Coronel Suárez

En la localidad de Coronel Suárez, a pocos kilómetros de Sierra de la Ventana, se puede disfrutar del Sendero Azul, una empresa familiar que inició su actividad en el año 2.000 con una plantación de arándanos. En aquel entonces, a raíz de condiciones meteorológicas adversas, tuvieron que reinventarse.

"Con la desesperación a cuestas, cuentas por pagar, y unas poquitas frutas quemadas que nos habían quedado, empezamos a buscar alternativas. Fue así que comenzamos a fabricar jugos naturales, sin aditivos, pero de manera tercerizada y hoy ya producimos todo nosotros, incluso mermeladas y 20 variedades de jugos frutales, tomate, zanahorias y remolacha", expresó María de los Ángeles Cornide, una de sus propietarias.

Cnel Suárez- Baum-chocolates 1.jpg
En la provincia de Buenos Aires, hay pueblos que reciben a turistas con circuitos de productos regionales y proponen experiencias únicas.

En la provincia de Buenos Aires, hay pueblos que reciben a turistas con circuitos de productos regionales y proponen experiencias únicas.

En esa chacra se organizan visitas guiadas y comercializan sus productos mediante el sello “Hecho en Suárez''. Además, en la localidad bonaerense también se puede disfrutar de un rico chocolate en Baum, emplazada en la esquina de Sarmiento y Lamadrid.

Se trata de otro emprendimiento que debió reinventarse tras la pandemia: pasó de ser un restaurante a convertirse en la fábrica de chocolate con mayor potencial de la zona. Javier Graff, responsable de la industria sostuvo: "elaboramos chocolates desde hace seis años, pero nos focalizamos en esto hace dos. Abrimos un local en julio de 2020, y hasta hoy es un éxito total".

En la Tienda de Chocolates Baum hay productos 100% cacao y 0% azúcar, chocolates en rama, chocolates con pimienta y nuez moscada, con frutos secos y rojos, con cogñac o menta, blanco, negro e incluso con cereales.

Saavedra, tierra de trufas y quesos

Desde Pigüé a Saavedra, al sudoeste de la provincia de Buenos Aires, por el circuito serrano se pueden apreciar diversos paisajes y saborear manjares exclusivos con sabores locales. Un ícono de la región se produce en la localidad de Espartillar: la trufa negra. Reconocida por su increíble propiedad aromática es principalmente producida en este pueblo de 800 habitantes.

Trufas del Nuevo Mundo 3.jpg

En 2016 Trufas del Nuevo Mundo obtuvo su primer hongo y al año siguiente comenzó la cosecha. Desde aquel momento se multiplicó la producción y en 2020 inició exportaciones a Francia, España, Estados Unidos y Dinamarca.

Algunos chefs llaman a esta trufa "el diamante negro", la cual tiene como característica el intenso y complejo aroma, ingrediente único en las mejores cocinas del mundo. Se trata de un hongo comestible que elige las raíces de los árboles para crecer y como está bajo tierra resulta imprescindible la ayuda de perros con excelente olfato y entrenados.

El hongo originario del hemisferio norte y no se encuentra naturalmente en suelo argentino. Para aquellas personas que se interesen en conocer más acerca de este producto local, la empresa ofrece visitas a la trufera y recorridos por un extenso bosque de robles, encinas y avellanos que esconde en sus raíces este selecto ingrediente de la alta cocina.

Además, luego de 45 minutos de circuito, se podrá degustar la trufa en tres presentaciones distintas. Sin embargo no son el único protagonista de esta zona de la provincia de Buenos Aires: Los manjares de Balcón Azul realizan más de 18 variedades de quesos, entre ellos, los trufados.

Ubicado por Ruta 33, a la altura del kilómetro 77, muestran el camino del queso y tienen un comedor de campo para los fines de semana. "Nuestro fuerte es el cuartirolo y elaboramos muchos saborizados", destacó Gerardo Bras quien, junto a su familia, se encuentra al frente del proyecto desde 2013.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión