Historias bonaerenses Historias bonaerenses Sociedad
HISTORIAS BONAERENSES

Ernestina, el pueblo que esperó la visita de un rey y hoy descansa en el olvido

Ernestina es un pueblo del partido de 25 de Mayo que hace más de 100 años habría recibido al futuro rey del Reino Unido. Hoy es un pueblo fantasma.

Ernestina es un pueblo perteneciente del partido de 25 de Mayo, ubicado a 180 kilómetros de la ciudad de La Plata. Según el censo de 2010, solo 145 personas lo habitan. Esta localidad casi deshabitada conserva una majestuosa historia, que incluye la supuesta visita del Rey Eduardo VIII del Reino Unido.

La historia de Ernestina comienza con la instalación de la estación de ferrocarril, que fue la primera de Veinticinco de Mayo. En 1852, Henry Keen adquirió estas tierras y las llevó a convertirse en una zona de productividad. Años más tarde, en 1896 fundó el pueblo en honor a su esposa, Ernestina Gándara Casares de Keen. En ese mismo año, pasó por primera vez el tren.

TE PUEDE INTERESAR

ernestina.jpg
Ernestina es un pueblo perteneciente al partido de 25 de Mayo, provincia de Buenos Aires.

Ernestina es un pueblo perteneciente al partido de 25 de Mayo, provincia de Buenos Aires.

A medida que el pueblo iba creciendo, se abrieron varias instituciones y comercios, como la escuela “Doctor Enrique A. Keen”, el Teatro Argentino, el Club Atlético Ernestina, un hotel, la sastrería, la farmacia, el correo, almacenes, bares, peluquería, entre otros. Todos estos se situaron en fastuosos edificios, de los cuales actualmente se conserva una imagen olvidada y fantasmal.

Durante la década de 1920, Ernestina vivió su época dorada, cuando recibía cientos de visitantes durante los carnavales que fueron muy conocidos por aquellos tiempos. A su vez, la estación de trenes llegó a recibir hasta cuatro servicios por día, dos de servicio de pasajeros y dos de carga. El pueblo llegó a tener unos 1.800 habitantes en su mejor época.

Años más tarde, un gran contingente arribó a Pedernales, localidad cercana y fundada por Jorge, hermano de Enrique Keen, que opacó el crecimiento de Ernestina. Actualmente, Pedernales tiene aproximadamente 1.500 habitantes.

La visita que nunca llegó

Un mito vive en la historia de Ernestina: la llegada del Príncipe de Gales, luego Rey Eduardo VIII del Reino Unido, en 1925. Para aquella especial visita real, Ernestina asfaltó su calle principal, la avenida San Martín, un bulevar de dos cuadras que nace en la estación de tren y, actualmente, luce con hermosas palmeras y naranjos.

Estación_Ernestina.jpg
Estación Ernestina en la actualidad.

Estación Ernestina en la actualidad.

Sin embargo, Ernestina jamás pudo vivir aquel hito histórico porque el Príncipe de Gales jamás descendió del tren. Aunque si el Príncipe bajó a la estancia y castillo Huetel de Concepción Unzué de Casares, perteneciente a los Keen, que se encuentra dentro del partido de 25 de Mayo.

A pesar de ello, aún se mantiene el mito de que el Príncipe de Gales caminó por las calles recientemente asfaltadas de Ernestina saludando a sus habitantes.

Resurgir como un pueblo turístico

Con el paso de los años, Ernestina fue quedando lentamente en el olvido, con edificios cubiertos de moho y paredes descascaradas. A pesar de ello, muchos curiosos recorren sus calles aquellos tesoros de una época gloriosa.

ernestina teatro-1612300945.jpg

Actualmente, se mantiene en pie la Parroquia Nuestra Señora De Luján, una iglesia neogótica que puede ser visitada a cambio de algunas monedas. Asimismo, se encuentra el colegio pupilo “Doctor Enrique A. Keen”, que funcionó hasta 1990, del cual solo quedan juegos oxidados en el patio.

A su vez, los turistas pueden conocer el Teatro Argentino, edificio lindero al colegio de pupilos, que fue inaugurado en 1930 como un teatro lírico para 200 espectadores. Se encuentra abandonado, pero aún conserva su hermosa fachada.

ernestina iglesia.jpg
Parroquia Nuestra Señora De Luján.

Parroquia Nuestra Señora De Luján.

A solo unos metros del pueblo, se encuentra el puente sobre el río Salado, donde se puede pasar una tarde de domingo de descanso. En su orilla, se encuentra un camping, el único lugar donde hospedarse en el pueblo.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión