Judiciales y Policiales
MATÓ Y ESTUVO 5 AÑOS PRÓFUGO

Lanús: prisión perpetua para un ex comisario asesino

Un ex comisario fue condenado a prisión perpetua por el homicidio de Nicolás Vázquez, al que ejecutó cuando intentó robar una camiseta de Lanús

Un ex comisario de la policía bonaerense que estuvo prófugo cinco años fue condenado hoy a prisión perpetua por el homicidio de Nicolás Vázquez, un joven al que ejecutó de un balazo en el cuello cuando intentó robar una camiseta de fútbol de un local de ropa deportiva del partido de Lanús, en 2013, informaron fuentes judiciales.

El fallo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora recayó sobre Héctor Alejandro Amarilla (60) por el delito de "homicidio calificado".

TE PUEDE INTERESAR

Durante el juicio, la fiscal Viviana Giorgi había solicitado la máxima pena para el ex comisario por el delito de "homicidio doblemente agravado por alevosía y por su condición de funcionario policial".

En tanto, la abogada Marina Pirro, representante de la familia de la víctima, adhirió al alegato de la fiscalía y requirió prisión perpetua.

Por su parte, la defensa de Amarilla reclamó la absolución o que el delito sea encuadrado como un "homicidio culposo", que tiene estipulado penas de entre 1 y 5 años.

ASESINO Y PRÓFUGO

Amarilla, que para la época del hecho se desempeñaba como titular de la seccional segunda de Lanús, estuvo prófugo desde el 25 de septiembre de 2014 y hasta febrero de 2019, mientras pesaba sobre él un pedido de captura nacional e internacional dispuesto por el Juzgado de Garantías 5 del departamento Judicial de Lomas de Zamora.

El crimen de Vázquez fue cometido en septiembre de 2013, aunque la captura del ex comisario fue ordenada un año después a pedido del fiscal Nicolás Kazewski, quien se hizo cargo de la causa, ya que inicialmente no había sido acusado por el hecho.

El expolicía fue apresado el domingo 3 de febrero de 2019 . Los investigadores sabían que el excomisario había huido a Paraguay, aunque tomaron conocimiento de que una de sus hijas tuvo un bebé y existía la posibilidad que el viniera al país a conocerlo.

Por tal motivo, se montó una vigilancia en un domicilio, en el que finalmente los gendarmes irrumpieron cuando vieron a la esposa y a la hija de Amarilla arribar al lugar.

El hecho por el que fue condenado ocurrió el 25 de septiembre de 2013 en Lanús, cuando Vázquez quiso robar una camiseta de fútbol de un local de ropa deportiva y, de acuerdo a la pesquisa, Amarilla -que estaba trabajando allí como empleado de seguridad- lo corrió y lo mató de un tiro en el cuello.

El policía terminó con un balazo en una pierna y dijo en esa oportunidad que Vázquez le había disparado, aunque luego se determinó que él mismo se había herido en un intento de justificar la ejecución del joven.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión