Sociedad
Salud

Síndrome Urémico Hemolítico: cómo prevenir la enfermedad de las hamburguesas crudas

Hoy se celebra el Día Nacional de la Prevención contra el Síndrome Urémico Hemolítico, más conocido como "la enfermedad de las hamburguesas crudas".

Todos los 19 de agosto se celebra el Día Nacional de la Prevención contra el Síndrome Urémico Hemolítico, una enfermedad grave causada por una de las cepas de la bacteria escherichia coli, productora de toxina Shiga (STEC).

Conocida como la “enfermedad de las hamburguesas crudas”, este síndrome puede provocar serias complicaciones renales, dejar secuelas de por vida e incluso provocar la muerte, principalmente en casos pediátricos.

TE PUEDE INTERESAR

El Síndrome Urémico Hemolítico está considerado como la primera causa de insuficiencia renal aguda en niños menores de 5 años según la Sociedad Argentina de Pediatría. Puede causar la muerte o dejar secuelas como insuficiencia renal crónica, hipertensión arterial y alteraciones neurológicas.

Su origen principal es el consumo de productos de carne picada cruda o poco cocinada. Sin embargo, los profesionales de la Salud advierten que también puede provocarlo la ingesta de leche sin pasteurizar, y de frutas y verduras mal lavadas o mal cocidas contaminadas con la bacteria causante.

Para prevenirlo se recomienda:

Al realizar las compras

*Comenzá por los productos envasados y dejá para el final los perecederos como carnes, aves, pescados o productos lácteos.
*Si comprás carne molida, optá por la que es procesada en el momento y consumila de manera inmediata, ya que este producto se altera más rápidamente que una pieza de carne entera.
*Controlá las fechas de vencimiento de todos los productos. No compres alimentos sin fecha, marca o números de registro, ni aquellos cuyo envase se encuentre en malas condiciones –latas o tetrapack abollados o hinchados, o bolsas plásticas rotas–.
*No compres alimentos preparados que se exhiban a temperatura ambiente.
*No permitas que te vendan el pan sin guantes o luego de haber manipulado dinero.
*No compres huevos que tengan su cáscara rota o sucia.
*Guardá los productos como las carnes, aves y pescados en bolsas separados de otros alimentos, para evitar que los jugos de los mismos puedan contaminarlos.
*Si solicitas el envío de mercadería a domicilio, asegurate de que los productos perecederos permanezcan el menor tiempo posible a temperatura ambiente.
*No guardes los productos de limpieza en las mismas bolsas que los alimentos.
*Si durante la compra decidís no llevar algún producto perecedero que ya habías seleccionado, devolvelo al refrigerador, para evitar que se corte la cadena de frío.

 

En el hogar

*Cuando guardes la mercadería, colocá adelante los productos que venzan primero, para consumirlos antes de que eso ocurra.
*No mezcles alimentos crudos y cocidos. Guardá en la heladera y tapados aquellos alimentos que no van a ser sometidos al calor antes de ser ingeridos. De esta forma, prevenís posibles contaminaciones con otros productos.
*Lavá las verduras y las frutas antes de ubicarlas en la heladera, así como los envases de bebida.
*Al abrir una lata de conserva, transferí todo el contenido a un envase de vidrio o de plástico. Nunca conserves el excedente en el envase original (lata).
*Conservá los huevos en la heladera y en su envase original, separados de otros alimentos listos para ser consumidos.
*Higienizá y descongelá tu heladera y/o freezer periódicamente.

 

Durante la preparación

* Descongelá tus productos en la heladera y no a temperatura ambiente, ni los aproximes a una fuente de calor o bajo el chorro de la canilla.
*No vuelvas a congelar un alimento que ya fue descongelado, porque eso favorece la contaminación con microorganismos y su proliferación.
*Asegurate de que, antes de cocinar un alimento, se haya completado su descongelación, sobre todo cuando se trata de piezas grandes.
*Los preparados que contengan huevo crudo y las mezclas para preparar panqueques no deben conservarse más de 24 horas.
*No cocines verduras sin haberlas lavado previamente: la cocción puede destruir la contaminación microbiana presente, pero no los contaminantes químicos (pesticidas, fertilizantes).
*Si no posees agua de red controlada, hervila antes de usarla, pero no de forma prolongada.
*Evitá la contaminación cruzada utilizando distintos utensilios para manipular los alimentos crudos y los cocidos.

 

Durante el almacenamiento

*No utilices envases de alimentos o bebidas para guardar detergentes, limpiadores, insecticidas o solventes. Tampoco guardes alimentos en envases que hayan contenido otros productos.
*No almacenes alimentos junto a productos de limpieza.
*No guardes los alimentos en bolsas de residuos.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión