Judiciales y Policiales Municipios
En Baradero

Presos elaboraron cuchas y camas de madera para un refugio de perros

Se trata de una experiencia solidaria. Los presos de la Unidad 11 fabricaron 20 cuchas y 10 camas para el Refugio de Ely, que alberga a 110 perros

Presos de la cárcel de Baradero fabricaron y donaron 20 cuchas y 10 camas para el Refugio de Ely una asociación sin fines de lucro que rescata de la calle a perros y que en la actualidad alberga a 110 canes.

El emprendimiento se realizó en el marco del programa “Más trabajo, menos reincidencia” que impulsa el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires.

TE PUEDE INTERESAR

cuchas1.jpg

Los presos trabajaron en los talleres de carpintería del penal y la producción, elaborada con materiales donados, fue retirada este miércoles del establecimiento carcelario por representantes de la asociación civil.

Los representantes de “El Refugio de Ely” fueron quienes aportaron la madera reciclada, clavos, lijas, cola y pinturas y la entrega se suma a la ocurrida en junio pasado cuando desde la cárcel donaron 15 cuchas y 8 camas para las mascotas.

cuchas2.jpg

Las personas privadas de libertad efectuaron tareas de carpintería y pintura y pusieron en práctica los conocimientos adquiridos en los cursos de formación laboral que se desarrollaron en contexto de encierro.

En el acto de entrega estuvieron presentes el Director de la Unidad 11, Carlos Martín, los subdirectores Mario Ribles (Asistencia y Tratamiento) y Oscar González (Seguridad), el jefe de Talleres, Alfredo Quiroga, los internos Nicolás y Gustavo, y las representantes de la asociación, Clarisa Bello y Beatriz Pérez, entre otros invitados.

cuchas3.jpg

La iniciativa contó con la autorización y supervisión de la Dirección de Asistencia y Tratamiento y la Subdirección General de Trabajo del Servicio Penitenciario Bonaerense.

La labor del “Refugio de Ely” consiste en albergar perros o gatos abandonados o maltratados y una vez recuperados se los da en adopción.

Martín explicó que “los internos trabajaron con responsabilidad y empeño. Nuestra idea es que desde los penales es vital brindar servicio comunitario y en este caso se vio reflejado”.

Además, se informó que los perros que viven en la Unidad 11, si así lo deciden las autoridades, son castrados en la asociación con la asistencia de veterinarios del municipio.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión