Política y Economía
EL DIÁLOGO CON LA OPOSICIÓN

El presidente y un discurso antigrieta para detener el virus

Alberto Fernández esbozó un discurso que si bien marcó diferencias con la oposición, buscó unidad y colaboración para frenar la segunda ola de coronavirus

En su discurso sobre las nuevas medidas para frenar la ola de contagios de coronavirus, el presidente Alberto Fernández también se ocupó de enviar un mensaje solapado a la oposición. Sin nombrar a ningún dirigente, las palabras del primer mandatario rechazaron cualquier “especulación electoral” y también hicieron especial énfasis en que, las medidas adoptadas, se han aplicado en todo el mundo.

“Desde que asumí la presidencia he trabajado incansablemente para construir diálogos y acuerdos. Porque realmente estoy convencido que esto es lo que el país necesita. Y mucho más ante la pandemia. Necesitamos que todos y todas trabajemos en unidad”, introdujo el presidente.

TE PUEDE INTERESAR

“Ahora bien, jamás, jamás me haré el distraído frente al problema que estamos viviendo. Soy el Presidente de todos los argentinos y argentinas. Es mi responsabilidad establecer medidas contundentes frente a la pandemia, para evitar que el descuido nos arrastre hacia un escenario de mayor gravedad”, agregó después, en el discurso grabado que sorprendió con la continuación de las restricciones hasta el 21 de mayo.

Alberto Fernández aseguró que las medidas que se adoptan en el país, “son las que se han tomado en todo el mundo”. “Con el virus, es imposible negociar. Frente al virus, tenemos que tomar medidas firmes”, afirmó el jefe de Estado.

607892240523d_1004x565.jpg
Coronavirus: El presidente le envió un mensaje a la oposición: trabajar juntos para detener la segunda ola.

Coronavirus: El presidente le envió un mensaje a la oposición: trabajar juntos para detener la segunda ola.

Después, buscó despejar cualquier “especulación electoral” en sus medidas, asegurando que “es imposible” pensar en el calendario electoral y “cuidar a la gente”, al mismo tiempo. “He tomado y tomaré las decisiones que correspondan sin ninguna especulación política. Es imposible especular electoralmente y al mismo tiempo cuidar a la gente. Cualquier especulación que se haga terminará ayudando al virus y agravando el problema”, manifestó.

Finalmente, el presidente cerró su discurso buscando clausurar toda grieta, al menos en lo que la pandemia significa. “Miren, yo tengo un único enemigo: el virus. Lucho junto a ustedes contra una pandemia que provoca inmenso dolor. No tengo otros enemigos de ningún tipo. No tengo rencores”, reflexionó Fernández.

“De este modo estoy ratificando mi vocación de diálogo. La pandemia nos exige una inmensa responsabilidad. Y es la política quien debe tomar las decisiones y encontrar las respuestas al desafío que enfrentamos”, finalizó el presidente.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión